Toniná

La sabiduría y vaticinios precolombinos


Por Armando Ruiz Aguilar
Toniná

Toniná

Respecto al conocimiento de nuestro propio ser, solemos tener posturas contradictorias, aún siendo individuos con acceso a la divulgación científica e histórica como nunca antes en la historia de la Humanidad.

También solemos ser víctimas de políticas de distorsión científica en varios medios de comunicación, de la falta de calidad en los programas de educación pública y de la oportunista aparición de vivales que desafortunadamente inciden y con buen éxito muchas veces, en un buen sector poblacional,  con interpretaciones sobre fenómenos estelares y del pasado prehispánico sin mucha o ninguna base científica

Etapa de transición

La cercanía del año 2012 permite  aparecer  en muchos medios, sobre todo en internet, constantemente blogs, páginas web, declaraciones de facebook y en twitter,  sobre curiosas deducciones y emotivos puntos de vista sobre la interpretación transpolada de la antigua sabiduría maya.

Toniná.- Palacio de las Grecas

Palacio de las Grecas

Al respecto referiré a uno de los apologistas de las Siete Profecías Mayas, Fernando Malkun, quien anuncia que: ”estamos en una etapa de transición hacia una nueva manera de percibir el universo y que a partir de diciembre de diciembre de 2012, las fuerzas de la naturaleza actuarán como catalizadoras de una serie de cambios físicos en el sol y en la tierra y el comportamiento psicológico de la gente se verá afectado. Habrá tribulaciones y desesperación en la población mundial.

Toniná.- Estela 1

Estela 1

Si la mayoría de los hombres se sincroniza con la naturaleza, se neutralizarán los cambios drásticos que describen los diferentes vaticinios. En síntesis, esta interpretación de la Segunda Profecía nos indica que el hombre tendrá que aprender a vivir con esta nueva realidad.

Toniná,- Señores divinos creando el mundo

Señores divinos de Toniná creando el mundo

Esas interpretaciones de pitonisos especialistas intentan sumirnos en la desesperación apocalíptica ante la entropía definitoria que alguna vez acontecerá, pero en mi opinión debemos aprovecharnos de esas interpretaciones apocalípticas para profundizar en estudios más serios sobre el tema,  para gozar con el mejor optimismo de las bondades de la riqueza del patrimonio cultural y natural de la civilización maya, para seguir incrementando nuestro gusto por el pasado  mesoamericanos y por el de los mayas en particular, como el caso a tratar en esta ocasión sobre la hermosa y enigmática zona arqueológica de Toniná,  en el estado de  Chiapas, cuya etimología mayense es traducida como: "Casas Grandes de Piedra".

Toniná.- Juego de Pelota

Juego de Pelota

Espacio sagrado

El apogeo de esta zona arqueológica maya data de finales del siglo VI y principios del X d.C y ya para el año 900 era la Acrópolis de mayor dimensión del México neolítico. Se calcula que Toniná tiene una antigüedad de mil 700 años. Su núcleo urbano tiene una continuidad arquitectónica de entre 10 y 12 hectáreas y se conforma como un espacio sagrado asentado en las montañas de Chiapas, en donde se destaca sobre estructura piramidal montada sobre el remate de una cordillera arbórea que serpentea por el norte del Valle de Ocosingo.

En ese espacio material temporal subsisten templos, palacios y escalinatas en siete plataformas que la integran como espacios destinados a palacios, templos, unidades habitacionales y administrativas que nos informan sobre las diversas funciones específicas en lo social, político, económico y religioso.

Toniná.- Altar

Vista de un altar de Toniná

De entre ellas destacan la tercera por su Palacio de las Grecas y la Guerra; la sexta por su Mural de los Cuatro Soles y la séptima por los templos de los prisioneros y el del Espejo Humeante, el más alto en Mesoamérica localizada al norete del sitio y que es sólo comparable con las de otras de Tikal y El Mirador, en Guatemala, dato basado en un mapa tridimensional que determinó que mide 75 metros de altura, 10 más que la pirámide del Sol en Teotihuacán.

Es de saber que la hechura es totalmente artificial y que no es parte del entorno natural como se creía en un principio que eran parte de un cerro o montículo natural. Además, sus pirámides se conectan por medio de calzadas localizadas en lo alto de las elevaciones aledañas.

Cómo llegar:

Para llegar a Toniná de San Cristóbal de las Casas,  hay que dirigirse a  Ocosingo por la carretera 199 y recorrer 11 kilómetros de terracería hasta encontrar la zona arqueológica. Después de contemplar esa majestuosa riqueza arqueológica hay que visitar las Lagunas de Montebello, que están muy cerca de Ocosingo.

Entre las esculturas de mayor relevancia halladas en Toniná están las de su último gobernante. Tzots Choj y, recientemente, la del conquistador de Palenque y Señor de Bonampak llamado Jaguar Sobrenatural.

Toniná.- Vista

Templo del Espejo Humeante

Entre los descubrimientos recientes contamos con un sarcófago de piedra que data de los años 840-900 dne, el cual podrá contribuir a explicar el derrumbe de la cultura maya y cuyo hallazgo sería comparable con el de la Reina Roja de Palenque. También se descubrió un muro con un texto glífico con el nombre completo del jerarca maya que forjó el más importante de los señoríos militares de ese lugar, K’inich B’aaknal Chaahk, sexto gobernante de los 14 conocidos; incluso se halló su retrato modelado en estuco.

Por su parte, el Museo de Sitio de Toniná es uno de los más hermosos museos de sitio del país, por estar construido enteramente con productos naturales (adobe, bambú, piedra, etc.) y su museografía es sencilla pero muy acertada.