Home - Destinos - Michoacán

Pátzcuaro

La región más famosa de Michoacán

 


 

Por: Gustavo Armenta

Michoacán.- Pátzcuaro

Pescadores del lago de Pátzcuaro

Cursaba el primer año de secundaria cuando por primera vez salí de la ciudad sin mis padres. Fue en un viaje grupal organizado por la escuela a Michoacán. Visitamos Morelia y varios pueblos de los alrededores. Pocos son los recuerdos de aquella ya lejana aventura, pero el que tengo más vivo es el del recorrido por un mercado de Pátzcuaro, donde compré un par de cajitas de madera tallada que aún conservo, las cuales inocularon en mí la capacidad de maravillarme ante el trabajo que pueden lograr las manos de los artesanos.

 

Así inicié una colección de artesanías que, a través de los años y de los múltiples viajes por el país, ya ocupan un buen espacio de mi casa. Y, en especial, he acumulado una gran cantidad de cajas de madera que adornan varios rincones. Algunas son más bonitas y elaboradas, pero mis favoritas siguen siendo esas primeras que adquirí en Pátzcuaro, que me costaron cinco pesos cada una y que son una belleza.

 

Desde entonces, he regresado muchas veces a ese pueblo instalado a la ribera del lago del mismo nombre; siempre por placer y curiosamente nunca por trabajo. Y, aunque ha crecido, siempre tengo la sensación de que no ha cambiado. Quizá la evolución la note en que ahora hay algunos hoteles boutique que antes no existían, pero fuera de eso la rutina lúdica siempre es la misma: recorrer sus calles, comer tacos de charales con guacamole y pescado blanco en algún restaurante del centro, caminar por la plaza Vasco de Quiroga, comer una nieve de pasta y, sobre todo, dedicar la mayoría del tiempo a visitar con calma sus muchas tiendas de artesanías para seguir agrandando la colección, como las que hay en la Casa de los Once Patios, construida en 1742.

 

Pátzcuaro.- Basílica de Nuestra Señora de la Salud

Basílica de Nuestra Señora de la Salud

Pátzcuaro es un pueblo que ofrece placeres sencillos, pero intensos. Siempre me regala la impresión de ser un lugar con una marcada personalidad indígena, que perdura a pesar del sincretismo con las costumbres españolas que se incubó en la época colonial.

 

Pátzcuaro.- Calle Típica

Calle Típica

Como afirma la publicidad oficial: “El turista que visita Michoacán se encuentra con la oportunidad de conocer poblaciones que resultan atractivas por las bellezas naturales que las circundan, porque conservan monumentos de grandiosa arquitectura o bien por la pureza de sus tradiciones, el prodigioso colorido del arte popular o sencillamente por la grata experiencia de convivir con su gente”. Y estoy de acuerdo. Eso es Pátzcuaro.

 

Este poblado es una joya de arquitectura colonial, cuyo nombre significa “Lugar donde tiñen de negro” o “Lugar de cimientos de templos”. Fundada en 1362, la ciudad era el sitio de recreo de los emperadores purépechas, cuya capital en esa época era Tzintzuntzan.

 

Pátzcuaro.- Ex Convento de San Agustín

Ex Convento de San Agustín

Pátzcuaro.- Plaza Vasco de Quiroga

Plaza Vasco de Quiroga

Pátzcuaro.- Isla de Janitzio

Isla de Janitzio

Pátzcuaro.- Casa de los 11 Patios

Casa de los 11 Patios

Se ubica a menos de 60 kilómetros de Morelia, capital del estado de Michoacán, con la cual se comunica por dos carreteras: una es la Federal 15, que pasa por Quiroga, y que por su panorámica vale la pena recorrer; y otra, que cuenta con cuatro carriles y cómodamente cubre un trayecto de tan sólo 57 kilómetros.

 

Los atractivos

En Pátzcuaro se aprecian monumentos religiosos de estilo barroco, ecléctico y neoclásico, en tanto que edificios de adobe y teja le dan un singular aspecto en armonía con sus plazas y fuentes.

 

Pátzcuaro.- Templo del Sagrario

Templo del Sagrario

Esta es la región más conocida de Michoacán, elegida primordialmente por el turista nacional y extranjero.

 

Por su legado histórico y representativa arquitectura, es recomendable visitar a través de un recorrido a pie por su Centro Histórico, la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, construida en el siglo XVI. Ahí reposan los restos de Don Vasco de Quiroga y posee, además, la venerada imagen de la Virgen de la Salud que, según se dice, fue elaborada bajo la supervisión del propio fraile español, mediante una técnica nativa con base en pasta de caña de maíz y miel de orquídeas.

 

Por otra parte, construido en el siglo XVI se erige el Templo y Colegio de la Compañía de Jesús, el cual funcionó como Catedral hasta 1566 y actualmente es la Casa de la Cultura de la ciudad.

 

Pátzcuaro.- Templo de la Compañía

Templo de la Compañía

El Museo de Artes e Industrias Populares presume su piso hecho de hueso y piedra laja, así como una de las mejores colecciones artesanales en laca, maque y peribanas. Este edificio albergó al Colegio de San Nicolás, fundado por Vasco de Quiroga, donde años más tarde, ya con su sede en Morelia, estudiarían Miguel Hidalgo y José María Morelos.

 

En esta zona lacustre de Michoacán hay además otras construcciones de profundo significado histórico, como el Templo y Plazuela de San Francisco, el Humilladero, el Calvario, el Palacio de Huitziméngari, el Sagrario y el Ex Convento de San Agustín, junto al cual se construyó el teatro Caltzontzin.

 

Otro atractivo de Pátzcuaro es su lago, de gran belleza natural. En un recorrido se visitan sus islas: Jarácuaro, Pacanda, Yunuen y la más pintoresca y famosa, Janitzio, que significa: “Cabello de elote”. En la cima de esta pequeña ínsula se erigió un monumento de 40 metros de altura en memoria de José María Morelos y Pavón.

 

Por su parte, la isla de Yunuén, a treinta minutos del muelle principal de Pátzcuaro, ofrece un centro turístico con infraestructura para el hospedaje en cabañas. Cuenta con todos los servicios necesarios y la belleza de su paisaje.

 

Pátzcuaro.- Museo de las Artes Populares

Museo de Artes e Industrias Populares

En realidad, toda la región lacustre de Pátzcuaro se caracteriza por la gama de riquezas históricas y naturales que la han convertido en un importante centro cultural con zonas arqueológicas y pueblos típicos ancestralmente artesanales en donde trabajan la chúspata, madera, barro, tule, paja, maque, pasta de caña, lacas y textiles, entre muchos otros materiales.

 

Monumento a Morelos en Janitzio

Monumento a Morelos en janitzio

Y otro punto a resaltar es su gastronomía que, además de pescado blanco y charales que se capturan en el lago, se integra con corundas y huchepos, ambos son una variedad de tamales; sopa tarasca y trucha, nada más para empezar.

 

Los alrededores

Además, en la misma zona central del estado donde se localiza Pátzcuaro, se encuentran otros lagos cercanos: Cuitzeo, de agua salada, y Zirahuén, en medio de un bosque y donde las casas de madera llamadas trojes acentúan el atractivo del paisaje.

 

Cerca también se encuentra la zona arqueológica de Tzintzuntzan, que fue el centro del imperio purépecha y aun conserva sus construcciones prehispánicas conocidas como Las Yácatas, peculiares pirámides redondas, y un convento franciscano con capilla abierta del siglo XVI.

 

Pátzcuaro.- Tzintzuntzan

Zona arqueológica en Tzintzuntzan

Y a menos de 24 kilómetros, después de Tzintzuntzan está “Cocupao”, antiguo nombre de la población que hoy se llama Quiroga, donde abundan tiendas de artesanía con artículos procedentes de todo el estado. En este lugar se preparan las conocidas “carnitas de puerco” en cazo de cobre.

 

Otras comunidades de la ribera del lago no son menos importantes: a 17 kilómetros de Pátzcuaro se localiza Santa Clara del Cobre, población que por tradición prehispánica trabaja en la elaboración de diversos objetos de cobre martillado.

 

Muchos turistas creen que para recorrer esta zona de Michoacán hay que hospedarse en Morelia y simplemente dedicar un día a conocer Pátzcuaro y sus alrededores; pero la verdad es que esta región merece mucho más que un paseo. Lo recomendable es quedarse a dormir en Pátzcuaro, que cuenta con hoteles para todos los presupuestos, y desde ahí visitar con calma los pueblos lacustres para disfrutar al máximo todo lo que ofrecen.

 

 

 

Home - Destinos - Michoacán