Mariposa Monarca

Una frágil viajera continental


Por Salatiel Barragán
Mariposa Monarca

Los santuarios en las zonas montañosas de la reserva de la biosfera mariposa monarca, representan una magnífica oportunidad para admirar millones de mariposas y crean un espectáculo único, sólo presente durante los meses invernales de cada año.

En la naturaleza es posible admirar los tonos naranjas, blancos y negros de un animal espectacular que contrasta con el verde del bosque y el azul del cielo. Esto sucede cada año en uno de los últimos reductos de bosques de oyamel, pino y encino que crecen a altitudes promedio de 3,000 msnm, en los límites de Michoacán y el Estado de México. Se trata de los bosques que forman la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, cuya enorme cobertura vegetal capta el agua de lluvia que abastece numerosos ríos y arroyos en toda la región, y es el refugio invernal de varios millones de mariposas Monarca que ocupan 5 Santuarios en el Noreste de Michoacán: Cerro Pelón, Cerro Chivati el Huacal, Cerro Altamirano, El Rosario en Sierra El Campanario y la Sierra Chincua; estos 2 últimos abiertos al público.

Mariposa Monarca

Creada mediante decreto del 10 de noviembre del año 2000, esta Reserva de la Biosfera pasó de tener una superficie de 16,110 ha. a 56,259 ha., lo que asegura la protección de los bosques mejor conservados. Es el hábitat de casi 500 especies de plantas vasculares y cerca de 200 especies de aves, mamíferos y reptiles: es un área importante por los servicios ecológicos, productivos y turísticos que ofrece.

Mariposa Monarca

Aquí, desde mediados de diciembre a finales de febrero, tiene lugar la mejor época para escuchar y admirar el batir de alas de las mariposas Monarca; la observación de estas colonias, sólo es posible en dos Santuarios abiertos al público, todo bajo diversas medidas conservacionistas impuestas por los ejidatarios y autoridades de los tres niveles de gobierno.

Mariposa Monarca

Después de realizar el viaje más largo que hace un animal tan pequeño, entre octubre y noviembre, es cuando la Mariposa Monarca de América del Norte llega a sus santuarios de hibernación en la Sierra Madre Oriental, en el centro de México. Permaneció todo el Verano en los campos y bosques del centro y noreste de Estados Unidos de América y sur de Canadá, pero cuando aparece el frío invernal y la luz solar empieza a reducirse, millones de estos frágiles insectos, migran para completar un recorrido de 3,000 a 4,500 Km. hasta los bosques de coníferas emplazados entre los 2,700 y 3,300 msnm. en México, donde permanecen alrededor de 135 días para pasar el invierno y aparearse, antes de regresar al norte, con el inicio de la primavera.

En general, las mariposas que vemos aquí, acumulan grasa corporal durante el verano para poder realizar tan larga migración. Vuelan durante el día a velocidades entre 15 y 45 km. por hora, según la dirección del viento y recorren más de 120 km. al día en jornadas de 8 horas, mientras que, por las noches duermen en grupos de hasta 600 individuos en los árboles que encuentran a su paso. Evitan montañas altas y buscan valles abiertos por donde circula el viento del norte para dejarse transportar con las alas extendidas y avanzar grandes distancias sin gastar energía. Así, con buenas corrientes, recorren hasta 4,000 km. en casi un mes y arriban a su destino final: alguno de los 15 santuarios de hibernación conocidos en nuestro país.

Oruga de la Mariposa Monarca

Oruga de la Mariposa Monarca

Ejido El Rosario

Ejido El Rosario

Fue el Dr. Fred Urquhart, un zoólogo canadiense, quien estudió su biología y rastreó sus rutas migratorias durante 40 años y en 1975 junto con Rafael Sánchez Castañeda y Kenneth C. Brugger, descubrió sus refugios de Invierno, que ocupan unas 5,000 ha. en las montañas del eje neovolcánico mexicano, donde permanecen casi cinco meses.

Hoy sabemos que las mariposas que regresan al norte, en su mayoría son sobrevivientes de las que migraron originalmente hacia México. Así, las Monarcas que iniciaron el viaje desde EUA y Canadá, son las que emergieron como adultas entre Septiembre y Octubre, para llegar a nuestros bosques y ocupar casi exclusivamente los árboles de Oyamel.

A mediados de febrero empiezan a aparearse, para que las hembras aquí fecundadas vuelen hacia el Norte, y lleguen a ovopositar al Sur de EUA en 3 especies de plantas del género Asclepias.

Después de 7 días, de esos pequeños huevos emergen larvas que se alimentan del propio cascarón del huevo y de las hojas de esta planta de sabor desagradable. Este hábito alimenticio es el que protege a las adultas que almacenan en su cuerpo las sustancias tóxicas y las torna poco apetecibles para los depredadores debido a esta toxicidad. Tras varias semanas de alimentarse, la larva se cuelga de cabeza en la planta y se convierte en una alargada crisálida de color verde claro, que pronto resurge como una bella mariposa coloreada de naranja, negro y motas blancas.

 Tips
  • Llegar temprano, porque lo más impactante es ver a las mariposas en vuelo y éstas solo lo hacen cuando hay sol. Al llegar temprano se tienen más oportunidades de momentos soleados, pues como los Santuarios están en zona montañosa, el clima es muy cambiante y a menudo se nubla desde las primeras horas del día, principalmente al inicio de la temporada. Los Santuarios están abiertos de 9:00 a.m. a 17:00 p.m.
  • Los Santuarios no están pavimentados. De preferencias llevar botas especiales para terrenos agrestes.
  • Llevar camisa abrigadora, chamarra y pantalón.
  • Si se padecen afecciones cardiacas, se recomienda acudir al médico antes de la visita a los Santuarios, pues debido a la altura de la Reserva sobre el nivel del mar, el cuerpo siente cansancio al menor esfuerzo, de tal manera que el ascenso puede ser exhaustivo para personas con problemas del corazón.
  • Hay acceso hasta el área de estacionamientos, apto para vehículos de suspensión alta, pues parte del camino es en zona agreste. El transporte público para El Rosario se ofrece con camiones de redilas que salen desde Ocampo y recorren los 12 kms. de brecha hasta el estacionamiento. En Sierra Chincua es más fácil llegar con vehículo propio y el polvo es menor que en el caso de El Rosario.
  • Es conveniente llevar protección contra los rayos ultravioletas.
Angangueo

Angangueo

Estas mariposas del sur de Estados Unidos son hijas de las que iniciaron el viaje hacia México. Las descendientes de éstas continúan repoblando el norte de EUA y el sur Canadá, hasta originar otras 3 o 4 generaciones más, y así logran que existan hasta 5 generaciones, de las cuales, la última es la Mariposa Monarca migratoria, que posee algunas variaciones fisiológicas, pues a causa de las diferencias climáticas sólo madura sexualmente hasta finalizar su estancia en nuestro país. Son las mariposas con el ciclo de vida más largo, que fluctúa de 6 a 7 meses, aunque aún no se conoce bien por qué y cómo estas poblaciones de Monarcas vuelven cada año a estos mismos bosques.

Angangeo.- Casa de los Parker

Casa de los Parker en Angangueo

Las mariposas Monarca, son un magnífico espectáculo, pues millones y millones tiñen de naranja los troncos de Oyamel, cuelgan en racimos de las ramas y cruzan los cielos cuando calienta el sol. Esto puede admirarse en los dos importantes Santuarios que permanecen abiertos entre Diciembre y Marzo: “El Rosario” y “Sierra Chincua”, que son áreas bien conservadas y mejor manejadas en los Municipios de Ocampo y Angangueo, Michoacán. Hoy, debemos considerar que su conservación compete a todos, pues migran hasta aquí para asegurar su supervivencia, pero su estancia depende de los cambios climáticos y de luz en estos ecosistemas boscosos, que en estos tiempos deben ser preservados de la depredación causada por el hombre.

Tlalpujahua

Tlalpujahua

En esta región del centro mexicano, aprendimos que para los habitantes de los bosques y para los niños locales, sólo son papalotes o cometas de la montaña, aunque para muchas personas mayores la Monarca es una ambulante hija del sol y suponen que representa el alma de sus muertos. También, para los habitantes del México prehispánico las mariposas o “papalotl”, tuvieron un papel importante en su religión y sus mitos, por lo que fue ampliamente representada en su cultura y las artes, y se asoció al fuego y al sol, pues para los Aztecas se trataba de almas de guerreros muertos en la batalla o en la piedra de los sacrificios.

Hoy, que la mariposa Monarca representa un valioso recurso por su importancia turística, también es patrimonio universal, y su conservación, una responsabilidad de los mexicanos.

Tlalpujahua.- Panorámica

Tlalpujahua

Debe haber un uso controlado de los bosques de oyamel que reciben a la Monarca y detener la tala clandestina. Se deben conservarse los macizos montañosos en estos 2 estados, pues la mariposa a veces se desplaza de un sitio a otro según los microclimas, la luminosidad y los vientos. Entre los principales factores que afectan a la Monarca destaca el turismo incontrolado, la tala desmedida de bosques de oyamel y la contaminación. Se debe ordenar y regular la creciente actividad turística, educar y concientizar a visitantes y campesinos sobre sus servicios e integrar a la población local en el manejo de la reserva.

Atractivos cercanos

Además de visitar a la Monarca, te recomendamos visitar algunos de los muchos sitios interesantes alrededor de la Reserva, como Angangueo, antiguo pueblo minero, con casas de madera y tejas rojas, y calles empedradas desde la época colonial, cuando fue gran productor de plata y otros metales. En el centro posee dos iglesias, donde destaca el templo de estilo gótico francés de la Inmaculada Concepción o “Templo de los Ricos” porque sus campanas fueron forjadas con metales preciosos y tienen un timbre especial. Enfrente está la parroquia de “San Simón”; hay otras atracciones como el monumento al minero, la capilla de la ex -hacienda Jesús Nazareno y la Casa Museo Parker, familia inglesa que se asentó en Angangueo aprovechando el auge minero y en cuya casa el tiempo se detuvo de una manera inusitada, dejando en su cocina y en cada uno de los artefactos abandonados por los Parker al auto exiliarse, un atractivo que parece contarnos mil historias.

Mariposa Monarca

Tlalpujahua, es un Pueblo Mágico también desarrollado en base a la minería, y es el lugar donde se fabrican las más bellas esferas navideñas de México, cuenta con atractivos como sus edificios religiosos y su afamada Procesión del Silencio durante la Semana Santa. No dejes de visitar también Los Azufres; las Grutas Ziranda de Ciudad Hidalgo y el sitio arqueológico de San Felipe los Alzati.

Cómo llegar:

Desde el Distrito Federal por la Autopista México-Morelia-Guadalajara. En Toluca se toma la carretera rumbo a Atlacomulco; de ahí a Maravatío, se sigue hacia Áporo, que entronca entre Angangueo y Ocampo. Otra ruta es desde la Ciudad de México por la carretera federal No. 15 (libre) México-Nogales. Se toma el trayecto Toluca-Villa Victoria-Zitácuaro y de ahí hacia San Felipe de los Alzati; ahí  se desvía hacia Ocampo hasta llegar a Angangueo.