Bosque de Chapultepec

Un edén citadino


Por Armando Ruiz Aguilar
Chapultepec.- Lago

Lago Mayor de Chapultepec

Chapultepec (Cerro del Chapulín) es un sitio de obligada estancia en la Ciudad de México por contener testimonios de nuestra historia ancestral y contemporánea, así como por ser un paseo familiar y contar con los museos más importantes de la ciudad y del país.

Chapultepec se ubica al poniente de la Cd. de México, rodeado de uno de los parques urbanos más grandes de Latinoamérica, zona boscosa de ahuehuetes, coníferas y pastizales, lagos artificiales, manantiales, juegos mecánicos, teatros, auditorios y un zoológico en que se aclimataron los primeros osos Panda en América.

Del pasado prehispánico son los "Baños de Moctezuma" y diversos acueductos, así como asentamientos de culturas como la tepaneca y mexica. También resguarda edificios históricos como el Castillo de Chapultepec (Museo Nacional de Historia) y la Residencia Oficial de Los Pinos (Casa del Presidente de México). Cuenta con 800 hectáreas, divididas en tres secciones; en 2007 celebró su primer centenario.

Los primeros rastros de actividad humana en Chapultepec se remontan a hace más de 3 mil años, cuando sus habitantes lo eligieron por la pureza de sus agua y su variedad de especies animales; a orillas del manantial los mexicas construyeron jardines, un palacio y baños.

Chapultepec.- Jardín del Alcazar del castillo

Jardín en el alcazar del castillo

El Castillo de Chapultepec corona el cerro y fue escenario de elegantes fiestas y asiento de poderes imperiales y republicanos, además de escenario de la Batalla del Molino del Rey y del asalto al Colegio Militar, cruel recuerdo de la Intervención Norteamericana del siglo XIX; desde entonces el colegio es antecedido por la H que se refiere a su heroica defensa. En él vivieron durante su Imperio Carlota y Maximiliano de Habsburgo.

El diseño actual del bosque data de hace un siglo. José Yves Limantour, Ministro de Hacienda y encargado de la comisión para rehabilitar Chapultepec, deseó emular los grandes bosques europeos y ahí se realizaron grandes festejos; se contó con un elegante restaurante y se permitió que desfilasen carruajes y caballos, entre quioscos, fuentes, avenidas, monumentos y escalinatas.

Chapultepec heredó también una vieja forma de recreo popular: la romería. La entrada gratuita al bosque, el zoológico y los museos (en domingo) permite pasar un día agradable sin más gasto que el de una torta, un refresco, un algodón de azúcar y un boleto de Metro.

En Chapultepec uno puede ejercitar el cuerpo y el espíritu al caminar, pasear en bici, trepar o remar, escuchar un concierto o admirar por un buen rato un cuadro o fotografía en exposición.

Chapultepec.- Restaurante del Lago

Restaurante del Lago

Existe un monumento a los Niños Héroes conocido también como el Altar de la Patria, donde se honra a los seis cadetes que perdieron la vida durante el asalto al Castillo por las tropas de E.U.

También se observa en sus inmediaciones el Auditorio Nacional (llamado originalmente Auditorio Municipal), la Casa del Lago -donde en los años setentas los festivales político-artísticos hacían grata la estancia dominical de quienes fuimos jóvenes en aquellos ayeres-.

Existe una calzada que lleva al Jardín de la Tercera Edad, al Pabellón Coreano y al Jardín Botánico. Allí se dobla justamente en la Fuente de Netzahualcóyotl, rey de Texcoco del siglo XV.

Detrás queda la salida hacia el Molino del Rey, donde antes hubo una fábrica de armas y de pólvora. Desde allí, junto al Tótem, se cruza hacia el Auditorio Nacional y el Centro Cultural del Bosque. Nuestro recorrido continúa hacia el antiguo Rancho de la Hormiga, ocupada por Los Pinos. En parte sur de la Calzada del Cerro hay juegos infantiles y, pasada la entrada del Mercado de las Flores, siguen los Baños de Moctezuma y la Casa de la Cultura Quinta Colorada, que ocupa lo que fue la Casa del Guardabosques. También del lado izquierdo y en la misma área están el Sargento, La Fuente de la Templanza, El Obelisco a los Niños Héroes, el Monumento a las Águilas Caídas, la entrada a la cueva Cincalco y el Audiorama.

Los leones que guardan la entrada a la Calzada del Emperador -hoy Reforma-, al igual que las rejas de Chapultepec, que formaban parte del atrio de Nuestra Señora de Guadalupe o Iglesia del Buen Tono, fueron los símbolos clásicos del bosque.

Chapultepec.- Pandas del zoológico

Pandas del Zoológico de Chapultepec

La Casa de los Espejos, sede de la Guardia Imperial de Maximiliano, consta de 16 espejos; El Lago es artificial y fue construido durante el Porfiriato, cuando se rediseñó el bosque y se construyó la Casa del Lago, durante las fiestas del Centenario.

En la Casa del Lago “Maestro Juan José Arreola”, de la UNAM,  funciona uno de los más antiguos cine clubes, en la Sala Lumiére; además hay talleres, conferencias, funciones de teatro y conciertos. Originalmente fue construida como sede del Automóvil Club y luego estuvo allí el Instituto de Biología. A partir de 1959 funcionó como el primer centro de difusión fuera de Ciudad Universitaria. En los jardines hay mesas de ajedrez, y se reúnen los aficionados a la filatelia. Juan José Arreola, comenzó allí su proyecto Poesía en Voz Alta. Se organizan en la casa coloquios, conferencias y talleres.

Chapultepec.- Museo Nacional de Antropología

Museo Nacional de Antropología

Para los melómanos, hay conciertos en el Alcázar; para los amantes de la lectura, hay bibliotecas en los museos; asimismo, hay coloquios, conferencias y talleres en casi todas las instalaciones del bosque.

El Museo de Arte Moderno cuenta con una colección permanente que incluye a los tres grandes maestros de la Escuela Mexicana: Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros. También hay obra de Frida Khalo, Doctor Atl, Rufino Tamayo, Leonora Carrington y Gunther Gerszo, entre otros.

El Museo Rufino Tamayo fue donado al pueblo de México por Rufino y Olga Tamayo.

Chapultepec.- Monumento a los Niños Heroes

Monumento a los Niños Heroes

Recientes restauraciones en el Castillo han permitido signar nuevos datos arqueológicos sobre el Cerro del Chapulín, ya que en su ladera sur se encontraron restos humanos e instrumentos de más de 3 mil años. El cerro fue lugar de recreo desde Izcóatl; aún hoy, sobre la roca de la ladera oriente hay petroglifos con efigies de cuando menos tres monarcas y otros personajes notables. En la cima hubo un Adoratorio.

Su construcción data de 1785 para ser residencia del virrey o casa veraniega  pero nunca se habitó. En 1843 el Colegio Militar se mudó al Castillo y fue parte de un complejo militar que incluyó la fábrica de pólvora y los destacamentos de Las Ataranzas y el Molino del Rey.

Maximiliano y Carlota vivieron en el ala oriental del Alcázar desde 1864. Construyeron la Escalera de la Emperatriz y los jardines y las fuentes del Alcázar y se pintaron “Las Bacantes” y los  retratos de los emperadores por el famoso retratista Santiago Rebull.

En 1872 se construyó en el Alcázar una torre Observatorio. Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz la usaron como Residencia Presidencial.

Chapultepec.- Memorial del Escuadrón 201

Memorial del Escuadrón 201

Durante el Porfiriato se instalaron los elevadores, la Escalera de los Leones y nuevos aposentos. Díaz mandó traer de Europa vitrales emplomados, compañeros de los de Bellas Artes, de estilo art nouveau.

Tras la Revolución, Carranza manda demoler el Colegio Militar, dañado por invasiones y guerras. Obregón manda esculpir a Asúnsolo el monumento a los Niños Héroes en una de las terrazas. En 1939 Lázaro Cárdenas muda la Residencia Oficial al rancho de La Hormiga (Los Pinos) y decreta que el Castillo sirva como Museo de Historia.

El Museo se divide en dos secciones; una abarca desde la historia virreinal hasta principios de siglo XX. La otra reproduce la vida de los diversos habitantes del Castillo.

Hay una sección con los descubrimientos arqueológicos de Chapultepec, salas con estandartes y armas, atuendos, joyas, muebles, escenas pintadas y retratos de virreyes. Las exposiciones temporales, conciertos y talleres, hacen de este Museo Nacional de Historia uno de los favoritos para las escuelas y los turistas.

Baños de Moctezuma

Baños de Moctezuma

Las terrazas permiten una vista panorámica de los alrededores que vale la subida. Si el día es claro, pueden verse los volcanes. Las salas favoritas son la Recámara de la Emperatriz y la Sala de Armas. Las piezas más gustadas son la Carroza de Carlota y la Calesa de Benito Juárez, tan contrastantes en estilos como sus proyectos de nación.

El Museo del Caracol -Galería de Historia- se construyó en 1960 sobre el picadero del Colegio Militar. Pedro Ramírez Vázquez es el autor de su arquitectura espiral, donde desciendes sin darte cuenta.

El Museo Nacional de Antropología se inauguró en 1964, es el favorito de extranjeros y nacionales; ofrece una visión multicultural de nuestra excelsa arqueología y etnografía. La planta baja cuenta con once salas y diez mil piezas y en su planta alta hay una colección etnográfica contemporánea. En la planta alta se localiza la Biblioteca “Eusebio Dávalos”, que resguarda un acervo bibliográfico de archivos históricos, así como códices, documentos antiguos y libros raros.

Cuenta con murales de Tamayo, Goeritz, Mérida, Covarrubias y otros. En el caracol hay murales de Siqueiros y O'Gorman.

Por la entrada del Paseo de la Reforma se ve a Tláloc, dios del agua que fue traído desde Coatlinchán al inaugurarse el Museo; a su llegada a Chapultepec hubo lluvias torrenciales fuera de temporada.

En resumen, la riqueza patrimonial, cultural y natural de Chapultepec, merece ser conservada como testigo histórico y guardián de la memoria colectiva que nos identifica como mexicanos.

Descargar Mapa de la zona de Chapultepec, Polanco y Condesa (PDF)