Verona: leyenda y belleza turística


Por Armando Cerra / Fotos Mónica Grimal
Arcadas del anfiteatro Arena de Verona y Estatua de bronce en la bella Plaza Delle Erbe

Arcadas del anfiteatro Arena de Verona y estatua de bronce en la bella Plaza Delle Erbe

Pocos lugares en el mundo gozan de una campaña de divulgación turística tan efectiva y antigua como Verona. Una promoción redactada por el mismísimo William Shakespeare y protagonizada por dos míticos amantes: Romeo y Julieta.

El drama de Romeo y Julieta ocurrió en los meses de verano, por eso Verona en la época estival toma un color especial, de día bajo un sol radiante y de noche iluminada por actos culturales de rango internacional.

Enamorados del medievo

En todo el mundo, pocos lugares gozan de una campaña de divulgación turística tan efectiva y antigua como la ciudad de Verona. Una promoción redactada por el mismísimo William Shakespeare y protagonizada por dos míticos amantes: Romeo y Julieta, cuyo romance medieval se fraguó y alcanzó su triste final en las calles de esta hermosa metrópoli.

Detalle del palacio Maffey

Detalle del Palacio Maffey

Infinidad de turistas buscan las huellas de la leyenda. Llegan en frenéticos tours organizados, sin apenas tener tiempo para ver la llamada Casa de Julieta y fotografiarse en el supuesto balcón donde acontecieron escenas del drama.

En realidad, dicho balcón es del siglo XIX, así que difícilmente fue pisado por los jóvenes amantes. Pero la tradición manda. También es tradición ir hasta la estatua de bronce de Julieta y tocarle un pecho, pero ¿cuál? el desgaste del metal indica qué seno tocar, ya que se dice que así se garantiza que hallará el amor eterno.

Tras esos rituales, los turistas vuelven a sus autobuses y abandonan la ciudad. Sin embargo, Verona ofrece más atractivos.

Esencia urbana

Quienes disfruten de una estancia prolongada en Verona, caminarán sin prisa por esta ciudad de la región del Veneto, admirarán sus palacios, las numerosas estatuas diseminadas por el casco urbano, también degustarán sus afamados risottos en cualquier restaurante o simplemente dejarán pasar la tarde en una terraza bebiendo un vino, recordando la visita a alguno de los museos artísticos y arqueológicos de la ciudad.

Pero para aquéllos con poco tiempo es imprescindible saborear la atmósfera de sus dos principales plazas y calles colindantes. Pasear entre las plazas Bra y delle Erbe te sumerge en el corazón del casco antiguo, mientras aparecen ante tus ojos y cámaras los edificios más insignes.

Casas Mazzanti

Casas Mazzanti

Sin duda, el espacio más hermoso es la Plaza delle Erbe. Aquí está el Palazzo della Ragione (en español, Palacio de la Razón) y junto a él se elevan los 84 metros  de la Torre Lamberti, a cuya cima se asciende para otear la panorámica de la urbe.

En la misma plaza llaman la atención la Casas Mazzanti, con fachadas ornadas de pinturas mitológicas. Estas pinturas cumplían una función decorativa y protegían la fachada ante las inclemencias meteorológicas, y son de las pocas que quedan en la ciudad. Pero las crónicas relatan que Verona durante el Renacimiento se conocía como la urbs picta (ciudad pintada) debido a las muchas casas que poseían este tipo de repertorios pictóricos.

No acaban aquí los reclamos de la plaza. También está el Palacio Barroco Maffei, la Torre de la Horas, los Arcos Scaligere que son un curioso conjunto funerario de estilo gótico o la estatua de Dante Alighieri que se refugió en Verona exiliado de su Florencia natal.

Piazzetta Antonio Tirabosco

Piazzetta Antonio Tirabosco

Pero hay prisa y hay que seguir el paseo hasta la plaza Bra. Para ello se recorre la Via Mazzini, abierta en el siglo XIV para unir ambas plazas y que hoy es el centro comercial más glamuroso de Verona. Así se llega hasta plaza Bra, un enorme espacio urbano dominado por el monumental Palazzo Barbieri y las arcadas del cercano anfiteatro romano, mundialmente conocido como la Arena de Verona.

Aires romanos y  festivales

Verona, como es común en Italia, se originó en tiempos de la civilización romana. Y de aquel pasado hay cuantiosos vestigios en sus calles.

El que más llama la atención es la Arena de Verona, un gigantesco anfiteatro del siglo I, que desde hace dos milenios sigue en pie, resistiendo conquistas, guerras y terremotos. Hoy, el anfiteatro es visitable y uno de los símbolos de la urbe, ya que ahí, desde 1913, se celebra un Festival Lírico que reúne las más fastuosas óperas del momento, con magníficos montajes escenográficos que incrementan su atractivo al desarrollarse en un lugar con tal historia. Aquí todos los veranos suenan Verdi, Mozart o Puccini y las voces de los tenores y sopranos más prestigiosos.

No obstante, hay más monumentos romanos, como las antiguas puertas de la ciudad, la Porta Borsari y la Porta dei Leoni. También, se mantiene, aunque infinidad de veces restaurado, el Ponte Pietra que desde el siglo I une las dos orillas del río Adigio. Y cerca del puente está el Teatro Romano.

Torre Lamberti

Torre Lamberti

También este vetusto espacio conserva su función original, y todo el año abre sus puertas para disfrutar de representaciones teatrales, pero desde luego es en los meses veraniegos cuando alcanza su máximo esplendor.

En estas fechas se celebra el Festival Shakespeareano, con las obras del autor inglés. Se trata del segundo festival más importante del mundo dedicado a Shakespeare, tan solo por detrás del celebrado en el pueblo natal del dramaturgo. Por supuesto, todos los años aparece en la programación un montaje dedicado a Romeo y Julieta, los hijos más ilustres de Verona, una ciudad tremendamente agradecida al escritor británico, que pese a no visitar nunca sus calles, es su mejor embajador.

Cómo llegar: Verona está comunicada por autopista y ferrocarril con Milán (a 170 km), Venecia (a 120 km) y Roma (a 500 km). Además cuenta con un aeropuerto internacional en el que operan las principales compañías europeas como Alitalia, Lufthansa o KLM.

Cuándo viajar: El verano es la mejor época del año para acudir a Verona, debido  a la efervescencia cultural de la ciudad, en la que destacan sobre todo los siguientes encuentros culturales:

Recomendado

Aeromar

Más de Italia