Cuitzeo

Se refleja a la orilla de un lago


Por Eduardo Juárez Cortés
Cuitzeo.- Templo de Guadalupe

Templo de Guadalupe

A tan sólo 34 km de Morelia, en el norte del estado de Michoacán, se encuentra un poblado que, visto desde tu llegada, llama la atención por su típico trazado, con una plaza bien definida y típica arquitectura colonial, aunque se sabe que el asentamiento es mucho más añejo a la Colonia, y aún más, a la llegada de los españoles.

Es un Pueblo Mágico apenas decretado en 2006, cuya existencia era poco conocida a nivel turístico. Su nombre viene de la lengua purépecha Cuiseo, que significa "Lugar de tinajas o vasijas", y que alude al agua del Lago Cuitzeo que lo rodea. Basta acercarse a este lugar tan especial para comprender el porqué de su designación entre los 32 Pueblos Mágicos que actualmente tiene el programa del CPTM. Sus calles parecen escaparates interminables de artesanías y sorpresivas sonrisas; sus alrededores son un tributo a la naturaleza y en él hay mucho más que disfrutar de lo que pudieras imaginar.

El Lago de Cuitzeo es el segundo más grande del país, lo que favorece que la población, y en sí toda la zona, cuenten con uno de los mejores climas de México, templado la mayor parte del año, con una temperatura promedio de 17 °C. Su situación geográfica privilegia además su visita, ya que se encuentra situado en la intersección de dos importantes autopistas; la México-Guadalajara y la Salamanca-Lázaro Cárdenas.

Plaza Principal y Kiosco

Plaza Principal y Kiosco

Un poco de historia

No se pensaba siquiera en la llegada de los conquistadores hispanos cuando esta población ya se desarrollaba con la influencia de otras culturas como la de los teotihuacanos y la de los toltecas. Sin embargo, fue conquistada por las huestes del señorío Tarasco, quienes dominaron ampliamente la zona, hasta que con la llegada de los españoles, Cuitzeo se convirtió en una encomienda a cargo de Gonzalo López, para luego ser constituida como "República de Indias".

Templo del Hospitalito

Templo del Hospitalito

Llega la Colonia y los frailes Agustinos llevan a cabo en el lugar la conquista religiosa, dando lugar a las primeras construcciones sacras, como el bellísimo convento local. Tras ser fundada Cuitzeo en la época de la Colonia, pasa a ser municipio, en el siglo XIX, perteneciendo primero al partido de Puruándiro y posteriormente al distrito de Morelia. Años más tarde, pasa a ser cabecera municipal bajo el nombre de Villa de Cuitzeo del Porvenir.

Fachada del Templo de Santa María Magdalena

Fachada del Templo de Santa María Magdalena

Con el crecimiento de otras regiones michoacanas, Cuitzeo queda un poco olvidado, aunque su importancia económica siempre fue manifiesta, gozando estatalmente del reconocimiento a su participación en el desarrollo de la región, en base a la industria textil la ganadería -principalmente bovina-, la caza y desde luego la pesca. Hoy, el turismo es parte activa de su economía y es importante generador de empleos.

Atractivos

Hay mucho que ver en este Pueblo Mágico, donde sobresalen sus construcciones religiosas, como él Convento de Santa María Magdalena, de estilo plateresco y enorme riqueza ornamental, siendo uno de los más bellos y representativos de la Orden Agustina del siglo XVI; el templo del Hospital Franciscano, del siglo XVIII; los templos de Santa Magdalena, de la Concepción, de San Pablo y del Calvario; él Santuario de la Virgen de Guadalupe y la Iglesia Parroquial del Monasterio Agustino.

Panorámica de Cuitzeo

Panorámica del pueblo

Por si esto fuera poco, en sus alrededores, se pueden admirar la capilla del Niño Jesús, en la localidad de Cuamio; el templo de San Juan Bautista, en la localidad de Jeruco y el templo de San Agustín, en San Agustín del Pulque.

A nivel artístico sobresalen obras que no pueden dejar de ser admiradas, como el óleo de la virgen de Guadalupe y otras muchas pinturas con motivos religiosos que se encuentran en el interior del convento de Cuitzeo; también en este museo existen grabados diversos de autores tan destacados como Leopoldo Méndez y el michoacano Alfredo Zalce.

La obra escultórica es también de índole religiosa principalmente, destacando algunas creaciones que se encuentran en los diferentes recintos sacros, como aquella dedicada a Sor Juana Inés de la Cruz. En cuanto a esculturas civiles, la que representa la Ruta de la Libertad, es digna de visitarse.

Convento de Santa María Magdalena

Ex-Convento de Santa María Magdalena

Fiestas y más fiestas

Cuitzeo es un lugar de fiestas patronales y civiles. Son de las más importantes la celebración de la Semana Santa, el 8 abril, la fiesta de la Santa Cruz, el 3 mayo, la fiesta de la virgen de Santa María Magdalena, patrona del pueblo, el 29 de junio, y la fiesta de la virgen de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre.

Artesanía en Cuitzeo

Artesanías de Cuitzeo

Corundas

Corundas

En cuanto a fiestas civiles es muy característica la que se lleva a cabo del 31 de octubre al 2 de noviembre por el aniversario de la incorporación de la cultura hispana a Cuitzeo. A lo largo del año además, el exconvento y el Templo Mayor se convierten en escenario de importantes eventos culturales, tales como obras de teatro, exposiciones de pintura y de fotografía, pastorelas o conciertos de música barroca; estos últimos como parte del Festival Internacional de Música de Morelia que se lleva a cabo en el mes de noviembre de cada año.

Interior ExConvento de Santa María Magdalena

Interior del Ex-Convento de Santa María Magdalena

Sabor purépecha

Otra razón para visitar Cuitzeo y descubrir que además de mágico puede ser muy sabroso, es su gastronomía, dentro de la cual destacan los pescados y mariscos de la costa michoacana, los charales y ancas de rana del lago de Cuitzeo, las carnitas estilo Michoacán, la birria de chivo, las corundas y el mole acompañado de un rico jarro de pulque de la región.

Si ya has visitado algunos de los Pueblos Mágicos de México y aun te falta Cuitzeo, prepárate para hacer este recorrido al que puedes aunar la capital michoacana y Uruapan, para que sea un viaje lleno de sorpresas en que te desplaces en la historia rodeado de bellas construcciones coloniales y bañado por la brisa vespertina que, estando plácidamente sentado frente al Palacio Municipal de Cuitzeo, te refresca mientras escuchas centenares de aves que buscan acomodo para prepararse a dormir. Mañana será otro día, y aún habrá mucho por visitar.