El Tamarindo Golf Resort

Un course con mucho sabor


Por Adrián García
El Tamarindo Golf Resort

A tan solo dos horas de Puerto Vallarta y a 75 minutos de Manzanillo, bordeando la Costa Alegre, se ubica El Tamarindo Golf Resort, una de las manifestaciones más fascinantes de diseño golfístico, ya que resultó un verdadero reto su construcción por las características del suelo y las pendientes.

Erigido sobre una tierra virgen, como ha narrado Agustín Yañes (La tierra prodiga), finalmente fue conquistada para convertirse en una obra maestra, resultado de una excelente planeación territorial, y arquitectura, en donde se logró la integración del ambiente tropical, aprovechando los caprichos de la naturaleza, para la constitución del campo de Golf.

El Tamarindo Golf Resort

Al llegar al Tamarindo, se advierte en primera instancia, la armonía entre el lujo y el estilo rústico del lugar, en donde los viajeros encuentran tranquilidad y privacidad, ya que ofrece 29 elegantes villas con piscina privada. Cada una fue construida con materiales de la región, bajo un concepto de total respeto a la naturaleza. Techos de palma y pisos de madera son la prueba fehaciente de ello.

En el exterior de la cabaña un espléndido jacuzzi y una hamaca invitan al descanso total, el espacio soñado para disfrutar de espléndidas vistas hacia el mar o la montaña. Cabe señalar que El Tamarindo es el primer campo de golf en su tipo construido en nuestro país, ya después vendrían en cascada los grandes diseños del gran “tiburón blanco” Greg Norman y el legendario “oso dorado” (Nicklaus), pero el primero de los grandes campos de excelente diseño que parecen surgir de entre la espesura de la selva es precisamente este, El Tamarindo, obra monumental de gran creatividad. Podemos encontrar además, tres playas privadas resguardadas por inmensos farallones y acantilados. En la playa principal se puede uno relajar con la magnifica vista que nos ofrece este cuadro natural y practicar deportes acuáticos como snorkel, kayak y navegación a vela.

El Tamarindo Golf Resort

Tenemos la posibilidad también de dar paseos en bote para practicar la pesca de marlín, dorado y pez vela o bien para visitar diferentes zonas de la Costa Alegre. El magnífico resort, miembro de The Luxury Collection, la marca excelsa de Starwood, también ofrece canchas de tenis, aunque como era de esperarse, su atractivo principal es su fabuloso campo de golf de 18 hoyos, creado por Robert Trent Jones Jr. y David Fleming. El famoso Country Club es único, ya que tiene un diseño ecológico, basado en la sustentabilidad de la obra, con una maravillosa vista al Pacífico Mexicano, producto de la sensibilidad de sus diseñadores, quienes destacaron que las elevadas líneas de vista fueron el mayor reto, ya que como al principio lo mencionábamos, este es un ambiente natural ciento por ciento.

El Tamarindo Golf Resort

El campo, que se encuentra ubicado entre el océano y la selva tropical, ofrece a los deportistas una experiencia fuera de la jungla.

Los greens son largos y de suave rompimiento; alrededor los rasgos naturales como son los cactus y los copos florecientes de los árboles, inundan el espíritu de un vigor inusual. Tanto los profesionales como los principiantes son retados en este apartado ambiente, mientras son inspirados por la conjunción de todos estos atributos.

La fenomenal vista al mar y un acantilado que alberga una pequeña bahía en el hotel es algo difícil de describir. El Tamarindo es también un refugio para la fauna. Es muy fácil ver entre las veredas adoquinadas que circundan el campo de golf a tejones y mapaches. Si se visitan las playas privadas y los miradores de los acantilados podrán encontrarse una gran variedad de especies salvajes como venados cola blanca y jabalíes, así como una gran variedad de aves exóticas. En esta zona del resort, el Océano Pacífico se engalana con hermosas playas de arena blanca.

El Tamarindo Golf Resort

Como si fuera una obra plasmada por el pintor Ocampo, las olas del mar se desahogan contra los pronunciados acantilados, rocosos y coronados con una vasta vegetación de un verde intenso, mientras uno alcanza a percibir la bravura y pureza inocente de este paraje.

Es de celebrarse la magnifica planeación y diseño plasmados y trabajados en este lienzo natural de 2,040 hectáreas, que ha dado como resultado un paraje sin igual, único en el mundo como muchos otros que ofrece nuestro país.

Creado para la práctica del Golf de altura, tanto como para la meditación y la recreación, El Tamarindo hace que el usuario se resguarde en la tranquilidad de este resort sintiéndose abrigado por la naturaleza, disfrutando del deporte de su vida.

Recomendado

Aeromar