Mukul Beach, golf & Spa

Lujo y sustentabilidad


Mukul Beach. Bohío

bohío

Este resort surge del amor de un nicaragüense por su tierra, su cultura, su gente y su naturaleza. Los principios del proyecto tienen fundamentos inquebrantables como el desarrollo sustentable, conexión con la naturaleza y lo más importante, las experiencias multi-generacionales.

Mukul  en lengua maya  significa “secreto”, uno que sin duda ha sido celosamente guardado, por varios años, por uno de los más prominentes empresarios nicaragüenses, Don Carlos Pellas, quien  ahora tiene el gran desafío de poner a Nicaragua y a Guacalito de la Isla en el mapa mundial del turismo de ultra lujo,  con la apertura de  Mukul Luxury Resort & Spa.

Podría parecer una tarea fácil cuando se cuenta con una propiedad de 675 hectáreas de selva virgen y más de 250 millones de dólares como inversión, pero deja de ser sencillo cuando además de crear un destino totalmente nuevo y un resort de ultra lujo con campo de golf y lotes residenciales, hay que ejecutar el proyecto  de forma sustentable, en la bella costa de Nicaragua

Mukul Beach. Habitación con vista al mar

Habitación con vista al mar

Reto cumplido

Mukul está formado por 37 espaciosas villas, todas ellas cuentan con albercas privadas, impactantes vistas al Océano Pacífico y un equipo personalizado de colaboradores para cada una de ellas. El diseño de dichas villas está concebido para reflejar la filosofía de Don Carlos Pellas,  quien considera a los huéspedes como invitados personales de la familia y no sólo huéspedes.

Siguiendo está línea de nivel de servicio se ha ideado un relajado ambiente en donde los desayuno,  comidas y bebidas premium están ya incluidas en el precio por habitación. Este sistema hará que el huésped se sienta como en su casa de campo o como invitado en casa de un amigo más que en un resort.

Villas y bohíos

Las habitaciones están divididas en tres categorías con diferentes características cada una de ellas. Las Villas de Playa, doce unidades, constan de una o dos recámaras y un tamaño desde los 82m2 con altos techos de tres metros y paredes de cristal orientadas hacia Playa Manzanillo.  Estas villas cuentan con un deck de madera de teca local,  así como con una espectacular alberca desde la cual se puede disfrutar una tranquilizante vista hacia las olas. Cuentan también con un jardín secreto en donde que hay una regadera exterior tipo Monzón, las áreas de baño llegan a ser en algunas de ellas de hasta 40m2  con espacio para “ellos y ellas”.

Mukul Beach

Las villas de dos recámaras son un verdadero espacio familiar,  ya que además de lo anterior cuentan con una amplia sala, comedor y cocina completa para vacacionar en familia.

Los Bohíos, construcciones que parecieran estar encaramadas sobre los arboles se encuentran a 100 metros de altura sobre los empinados acantilados de Playa Manzanillo y ofrecen vistas de la playa y hacia el horizonte que le quitan el aliento a cualquiera.  Estas habitaciones cuentan con espacios desde 58 m2, techos de doble altura, alberca privada y un amplio deck de madera de teca local que rodea el alojamiento. Estas habitaciones están construidas al estilo tradicional con maderas de pino y teca sustentables y locales. Los baños están acabados con mármol travertino nicaragüense y tiene unos “baños de pareja con vista” que harán que la experiencia de bañarse tome una nueva dimensión.

Casona Don Carlos es, quizá, la mejor habitación de un resort de playa de  playa del continente. Cuenta con 1800 m2 de áreas exteriores e interiores y es el vivo reflejo de la filosofía de servicio de su propietario. Tiene una palapa de 24 metros de altura, cuatro suites una gran terraza de piedra que roda la casa y una gran alberca privada. La casa Don Carlos puede ser reservada como dos unidades de dos habitaciones cada una o como una sola unidad, siempre y cuando la familia Pellas no se encuentre en la residencia.

Spa Mukul, como todo en este resort de lujo único,  está diseñado para consentir al máximo a los huéspedes o invitados como los considera Don Carlos Pellas.

Bálsamo para el espíritu

El spa de Mukul es otra historia. No tiene una recepción, como no lo tendría en una casa de campo Lo que posee son 6 lujosas casitas,  cada una de ellas con todas las amenidades que se pueden necesitar durante el tratamiento. Del mismo modo cada casita tiene una temática individual que va desde la decoración hasta los tratamientos que se dan en cada una de ellas.

Mukul Beach. Guacalito Golf

Guacalito Golf

Así están el “Jardín Secreto” donde el masaje estrella es el conocido como “Watsu” que es dentro de una alberca.  “Hamman” está diseñada con detalles moriscos para asemejar antiguos baños turcos. Este santuario está diseñado para desintoxicar y limpiar al cuerpo de lo que la vida cotidiana le va dejando. La casita “Selva Tropical” tiene una alberca de agua salada, regadera Vichy y los masajes buscan la relajación e hidratación. El “Templo de Cristal”  utiliza cristales de cuarzo y piedras que brillan en la luz tenue de esta casita de dos pisos. En ella se utilizan cristales sanadores, luz y aromaterapia para impartir los tratamientos. “Cabaña de Sanación”, está ubicada en la montaña y en ella se fusionan antiguos tratamientos con modernas técnicas de masaje asiáticos como el tailandés e indonesio a pies descalzos.

Por último, está la Casita Mukul,  en donde los huéspedes experimentan con antiguos rituales y prácticas indígenas nicaragüenses con todo y plantas medicinales cosechadas en la propiedad misma. En esta casita se puede pasar la noche si así lo desea el huésped admirando el mar desde su palapa.

Golf a plenitud

Hoy en día es indispensable que un resort de lujo, sobre todo en un destino de playa cuente con un campo de golf y Mukul no podía ser la excepción. Guacalito Golf es un campo de 18 hoyos diseñado por el escocés David McLay Kidd,  el cual integró de forma majestuosa las características naturales del terreno al diseño del campo. Esto fue para preservar lo más posible los principios de sustentabilidad de Guacalito de la Isla. Así,  el resultado final es un campo que ofrece todos los niveles de dificultad al golfista en un entorno de naturaleza exuberante y vistas inimaginables. El hoyo insignia de este campo es el 18 cuyo green se encuentra a escasos pasos de las olas en Playa Manzanillo, en Nicaragua.

Recomendado

Aeromar