Xanath, regalo de México para el mundo


América Honold P.
La vainilla

Pirámide de los Nichos y flor de vainilla

Un paseo por la zona que vio nacer a la vainilla es realmente impactante, desde el momento mismo en que uno se adentra a la región de clima tropical, cuya vegetación regala en cada una de sus ramas deliciosas frutas de diferentes familias.

La vainilla, como la conocemos ahora, es una especie de origen cien por ciento mexicano, la cual compartió lugar junto al cacao en deliciosas preparaciones elaboradas por los aztecas, la mismas que serían ofrecidas a Cortés a su llegada a tierras mexicas. Pasaría bastante tiempo para que los territorios locales dejaran de contar con la exclusividad de su producción.

En varias ocasiones ciertos personajes de diferentes nacionalidades intentaron llevar ejemplares de la planta de vainilla y reproducirla en sus colonias, fracasando en dichos intentos.

Relieve en juego de pelota

Relieve en juego de pelota

Durante dos siglos aproximadamente, los totonacas de la región de Papantla, Veracruz contaron con la exclusividad del cultivo de esta variedad de orquídea, denominada xanath, hasta que por petición de Luis XIV, algunos ejemplares fueron llevados a la antigua Isla Bourbon, hoy conocida como Isla Reunión. Ahí  se descubrió el proceso de polinización artificial utilizado hasta la fecha para su reproducción, permitiendo cultivar dicha variedad en regiones diferentes a la mexicana. Gracias a dicho hallazgo, Madagascar es en la actualidad, el primer productor a nivel mundial de vainilla.

Aromas diversos

Dar un paseo por la zona que vio nacer a tan preciado elemento es realmente impactante, desde el momento mismo en que uno se adentra a la región de clima tropical, cuya vegetación regala en cada una de sus ramas deliciosas frutas de diferentes familias.

Vainilla

Vainilla

Variedad de platano

Variedad de platano

Plátanos de especies como dominico, morado, mestizo, blanco, pera y macho son vendidos por pieza, o  por mazo para luego expenderlos ya sea fritos, dulces o salados, en vinagre o como licor. Coco en todas sus presentaciones, fresco con un poco de picante, horneado, o en deliciosas cocadas preparadas por los lugareños o bien su agua para degustarla como bebida refrescante.

Vegetación de la zona

Vegetación de la zona

Grandeza totonaca

Visita obligada en la región es la zona arqueológica de El Tajín, clara demostración de la grandeza que llegó a tener el pueblo totonaca, con sus imponentes construcciones y sus hermosas obras de arte. Como parte de la visita, una curiosa escena se sumará a tus experiencias: mujeres oriundas de la localidad, específicamente totonacas, ubicadas en una pequeña esquina delimitada por cordones,  gritan cada una de ellas, a todo pulmón, el nombre de los productos que tienen a la venta; agua de coco, coco en trozo, tamales y lo más interesante vainas de vainilla por pieza, a un precio realmente atractivo, a diferencia del que se le da en el mercado, ya sea extranjero o en el resto de la República Mexicana.

El espectáculo ofrecido por los voladores de Papantla, es algo que por nada del mundo te puedes perder. La famosa danza es realizada por cinco hombres, quienes la practican desde muy temprana edad. Es importante prestar atención desde el momento en que comienzan a ascender al punto más alto de la base que utilizan como epicentro,  cuya altura es mayor a 20 metros; así como cuando comienzan el descenso, sujetados por los pies con una larga cuerda la cual dará trece vueltas a la base. La música que tocan para acompañar dicho ritual es sencillamente deliciosa.

Delicias gastronómicas

Como es de esperarse, diversas delicias se venden para halagar al paladar, aparte de frutas y productos de la región. Lo que roba mi atención es la variedad de tamales, especialmente los comúnmente envueltos en hoja de plátano, rellenos de frijol o de mole con alguna pieza completa de pollo. Una delicadeza culinaria.

Variedad de cocadas

Variedad de cocadas

Pero hay algo aún mejor que eso, el famoso zacahuil. Se trata de una variedad de tamal originario de la zona de la huasteca, que hablando específicamente de esa región, preparan un solo tamal del tamaño de una olla, más o menos 25 kilos. Para su elaboración se utiliza masa de maíz y maíz quebrado, se rellena con carne de puerco y salsa preparada a base de chiles secos. Se cocina durante toda una noche en horno de leña. Finalmente, lo venden principalmente a un costado de la carretera, para los viajeros hambrientos que transiten la zona. 

Date la oportunidad de visitar esta parte del estado de Veracruz, ya sea para degustar la vainilla, admirar la zona arqueológica de El Tajín y su famosa pirámide de los nichos, para admirar a los Voladores de Papantla, o bien para comer alguna de las diversas variedades de plátano o saborear las preparaciones de coco;  los ricos tamales o el delicioso zacahuil.

Es un hecho que este país está lleno de cosas sorprendentes en cada esquina. No es necesario salir al extranjero para tener gratas experiencias. Y algo que me queda claro es que entre mejor conozcamos nuestro país mejores ciudadanos podemos ser, buscando siempre proteger lo que por origen es nuestro, pero que por falta de visión se nos va de las manos.

Recomendado

Aeromar