Dinastía Wixarica que sorprende

El arte de Mariano Valadez y Rafael Cilaunime


Dinastia-Wixarica

"La gran sorpresa".- Esta pieza es parte fundamental de su nacimiento artístico, en ella forjo su estilo propio en colores e imágenes. Elaborada por el coleccionista Jesse Rogers

La Sierra Madre Occidental, principalmente en los estados de Jalisco y Nayarit, es cuna mística de nuestras raíces ancestrales, las cuales están repletas de leyendas, augurios, visiones y de magia. Esto sabe plasmarlo Rafael Cilaunime Valadez, un joven artista wixarica (huichol, adivino), quien ha heredado de su padre, el también artista Mariano Valadez Navarro, el don de reproducir en sus lienzos la esencia de su cultura madre y la mitología huichol a base de simbolismos.

Estas obras de arte, son inspiradas en visiones producidas por el subconsciente y la riqueza espiritual del artista en un noventa por ciento y también, como parte de la ceremonia tradicional, por la ingestión del peyote y otros elementos de la naturaleza, que únicamente se lleva a cabo previa a una enseñanza y preparación espiritual guiada por el marakame (curandero Huichol) y no de forma banal o incorrecta, como erróneamente algunos creen.

Mariano Valadez, Rafael Cilaunime y su hermana

Mariano Valadez (izq.), Rafael Cilaunime y su hermana

De acuerdo a la ideología huichol, estos elementos son una llave de entrada a lo sagrado que permite el contacto con la divinidad y coadyuva al don de la adivinación y curación, por mencionar algunas dádivas. Las formas que Cilau diseña en sus nierikas son complejas  representaciones simbólicas y mitológicas mezcladas con su propia visión de la modernidad. En cada una se pueden apreciar sus viajes espirituales, esto a razón de que Cilau, fue iniciado en el shamanismo por un marakame (curandero huichol)  para  conocer los elementos, dones y sabiduría de la naturaleza.

Marakame

"Marakame. Los canalizadores de la energía curativa". Obra de Mariano Valadez

Esta dinastía de artesanos ha heredado su técnica de padre a hijo para elaborar los nierikas  (portales hacia otras dimensiones), que consisten en utilizar como base una tabla de triplay o fibracel para posteriormente aplicar cera de abeja sobre toda la superficie. Es ahí cuando el artista realiza sus trazos y diseños para después delimitar los contornos con hilos multicolores y rellenar con la sutileza de sus manos creativas. Al reverso de la tabla el artista plasma su firma, además de una explicación de la simbología de su obra.

Wixarica 03

"Nacimiento de la cultura Wixarica".- Obra con la que participó en el Concurso Nacional Gran Premio de arte popular 2009, con motivo del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana

Mariano Valadez se ha distinguido por la elaboración de sus nierikas en las que su imaginación y creatividad combinadas con el color crean un perfecto equilibrio escénico. Algunas de sus piezas artesanales elaboradas con hilo y agujas de diferentes tamaños, se han presentado en diversos museos internacionales: M.H. de Young Memorial Museum de San Francisco, California (1978), Field Museum of Natural History, Chicago (1979), The American Museum of Natural History, New York (1979), The Museum of Man, San Diego Cal. (1980). También ha expuesto en el Centro Cultural Mexicano, de San Antonio, Texas; en el Museo de la Universidad de las Cruces, Nuevo México, y en el Centro Cultural de Tijuana, Baja California. Internacionalmente, se ha presentado en la Feria Internacional de Turismo en Madrid, España, en enero del 2009, con gran éxito.

Elementos de la vida

Elementos de la vida

Actualmente Rafael Cilau reside en Santiago Ixcuintla, Nayarit, durante su estadía ha tenido muchos sueños huicholes; símbolos, ceremonias y antepasados. Los cuales lo inspiraron a realizar otra pintura de estambre en la cual usó el mismo estilo y técnica que su padre. Esta pieza Llamada Cilaulime, refleja con imágenes tradicionales el significado de su nombre, y fue la que lo introdujo en la vida de Artista. La obra fue comprada por Mayer Shacter para su colección privada. Mayer es dueño de la galería Atotonilco en San Miguel de Allende Guanajuato. Esa pieza fue observada por otro coleccionista, y fue tanta su admiración por la obra que pidió una “réplica” a Cilau Valadez.

Pero si hay una palabra que caracteriza la personalidad de Cilau es originalidad. La gran sorpresa de este coleccionista, Jesse Rogers, fue que no recibió una replica, sino una pieza completamente original en su estilo, el nuevo estilo de Cilaunime, continuando con el legado y técnica artesanal de su padre. Esta pieza es parte fundamental de su nacimiento artístico, en ella forjó su estilo propio en colores e imágenes. La obra, denominada “la gran sorpresa”, detonó dos años y medio más de trabajo en la creación de obras de arte solicitadas. Entre ellas destacan: la diosa de la vida “Tatei Newitukame”, que se encuentra de exhibición en la Galería Tanana en Sayulita, Nayarit; “Kauyumari el arquitecto del universo” pieza que forma parte de la colección privada de Juan Oetling, empresario de Guadalajara, Jalisco y única pieza adquirida por un mexicano. La diosa de la Muerte/agua de beber/Curación “Tatei Haramuki” es parte de la colección privada de Lori Wenderoff de Santa Bárbara, CA.

Tatei, Haramuki

Tatei, Haramuki. Madre de la muerte y curación

Una de las experiencias artísticas más destacadas de Cilau fue una invitación que obtuvo gracias a su padre, a un evento en Hollywood Bowl en Los Ángeles, California y en el Cultural Center de Chicago, en Illinois. En estos lugares el joven artista realizó una demostración ante miles de personas que admiraban su trabajo y también explicó su cultura y la conexión del humano con la naturaleza, eventos que fueron patrocinados por National Geographic Travelers Magazine bajo el nombre “Experience the unexpected of Mexico.”

Águila Pescadora

Águila Pescadora, la verdadera visión

En cada una de las obras de Cilau se puede apreciar la riqueza de su vida espiritual en combinación con las historias wixarikas (huicholas) que han transcendido oralmente por más de 2,500 años, las cuales son relatadas por los marakames  en las ceremonias tradicionales dedicadas a los elementos de la naturaleza, como el mar, agua, fuego, aire, lluvia, maíz, o ya sean animales como el jaguar, lobo, víboras o bien el  nacer, vivir o morir. En la actualidad este artista mexicano de gran talento viaja por diferentes ciudades de  Estados Unidos mostrando sus obras. También se puede hacer mención de que con su nierika titulado" El nacimiento de la cultura wixarica" participó en el Concurso Nacional Gran Premio de Arte Popular 2009, cuya convocatoria estuvo a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social, SEDESOL, Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías, FONART en su edición XXXIV con motivo del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana.

Cilau es un artista que continúa con sus aprendizajes shamánicos, y con la labor de mantener vivo el arte tradicional mexicano, que poco a poco está desapareciendo como su misma cultura.

Actualmente hay alrededor de ocho mil indígenas wixarikas, es por eso que Cilau decidió regresar a México tras sus estudios en el extranjero, y apoyar a los huicholes y continuar con el legado que sus padres iniciaron y han mantenido activo por más de 30 años, en donde su madre ha documentado la lengua, simbología, bordados, cultura, y tradiciones de los wixarikas, además de brindarles oportunidades de empleo para que usen sus artes tradicionales a un nivel más fino, sin que tengan necesidad de abandonar su hábitat ni estar expuestos a perder sus tradiciones fuera de Huejuquilla el Alto, Jalisco. Mientras tanto Mariano viaja por el mundo para recolectar fondos y reactivar el Centro Indígena Huichol de Santiago Ixcuintla, Nayarit, otra labor que en conjunto, son un apoyo de valor incalculable para esta cultura asombrosa.

Recomendado

Aeromar