Increíble cierre del Festival Cultural de Zacatecas 2018

¡Así lo viví!


23 Abril, 2018
Cierre Festival Zacatecas

Excelentes conciertos

A decir verdad, fue sorprendente que en unos cuantos cuadros de la ciudad pudieran vivir tantas y tan buenas experiencias. Fue una visita llena de sonidos y cultura. Zacatecas, estado de la plata, tiene uno de los principales festivales culturales a nivel nacional, y ahora pude comprobarlo.

El “Festival Cultural Zacatecas” número 32 tuvo en la capital muestras culturales durante dos semanas completas, del 27 de marzo al 7 de abril. En un solo día se podían vivir desde presentaciones de libros y charlas académicas en recintos pequeños e íntimos hasta obras de teatro y conciertos masivos con miles de personas. 

Les contaré lo que hice únicamente en un día de los que estuve en esa tierra colonial. Les aseguro que agradecí el clima, la gente, la iluminación de la ciudad, pero también, haber llevado un calzadito cómodo.

El día comenzó de lujo: me fui a un recital de cámara en uno de sus museos más famosos y uno de los más importantes para el país: el museo de arte abstracto Manuel Felguérez. La presentación se titulaba “Senderos de paz y la palabra divina”, y fue exquisita. Con la compañía de dos violines, un violonchelo, una flauta y un piano, la soprano Sheila López le puso la piel chinita a más de uno. La luz y los colores en Zacatecas de verdad se perciben de una manera especial, seguramente por la altura que tiene respecto al mar. 

Cierre Festival Zacatecas

Una de las más hermosas ciudades de México

Después del concierto, fui a investigar qué podía comer que fuera representativo del estado. No digo más, la siguiente escena fue: yo totalmente satisfecho y un poquito culpable por haber comido tanto. La culpa la tuvieron esos delicioso chamorros.

Bebí mi caballito del tradicional mezcal y continué el recorrido. Mientras decidía qué quería ver, pude entrar a una de las muchísimas exposiciones que se inauguraron dentro del marco del festival. No les miento, había alrededor de 14 espacios dispuestos especialmente para la muestra de obras fotográficas, escultóricas, pictóricas, litográficas, de arte objeto, grabado y más. Yo pasé por dos: una en un lugar llamado “Antiguo Templo de San Agustín”, de pintura, dibujo y escultura del artista Arturo Rivera; y otra en la “Casa Municipal de Cultura” de instalación, retrato y fotografía urbana de Susana Chaurand, Lourdes Corzo y Juan Carlos Pinto. 

Me dieron las seis de la tarde y me dirigí a una plazuela por demás encantadora llamada Miguel Auza. Ya estaba el concierto a todo lo que daba. Varios bares y cafecito hacían el foro aún más interesante. Pedí una copita de vino tinto zacatecano y disfruté la música de un cantautor de Puebla llamado Carlos Arellano. ¡Qué tarde! Después de los aplausos y con mi programa en mano, me dirigí al primer teatro que se construyó en la ciudad. No se engañen; es simplemente monumental. Este teatro se llama Fernando Calderón en honor al famoso dramaturgo. Después de hacer un recorrido dentro del edificio, me di cuenta de que aún faltaba un rato para que comenzara un concierto de jazz.

Por fortuna, justo en la entrada había un café, así que busqué una buena mesa y me senté para consumir algo más que el tiempo. Primera, segunda y tercera llamadas. No imaginan. Jazz, jazz, jazz y ¡qué jazz! La banda se llamaba “EclecticZ jAzz orChestra”. Definitivamente Zacatecas tienen todo para que los amantes de la música disfruten ese tipo de conciertos. De hecho, supe que es la sede de un importante festival internacional de jazz y blues que se celebra en agosto. 

El último y nos vamos. Me dirigí hacia Plaza de Armas, donde un concierto daría por clausurado el festival. Recorrí las laberínticas y acogedoras calles para llegar a una plaza vecina de la Catedral Basílica de Zacatecas. Sin palabras. Todos los edificios del centro de la ciudad están iluminados de manera perfecta. Sin duda, Zacatecas es deslumbrante en más de un sentido.

Ya en mi lugar, pude escuchar a un grupo cuya vocalista es zacatecana. Se ve que la cultura y el arte es uno de los fuertes de ese brillante estado platero. El grupo se llamaba “Gran Sur” y estaba integrado por la voz de Sofi Mayen, Cha!, Iñaki y Elohim Corona. Su proyecto incluía jaranas y violines fusionados con sintetizadores y programaciones de guitarra eléctrica. Zacatecas fomenta el arte de todo el mundo y propone lo suyo. Me faltarían hojas para platicarles cómo me fue en el de Lafourcade, en el de Aleks Syntek o en el de Caloncho. Todos conciertos gratuitos y con una excelente producción. 

Durante mis paseos no dejé de dar vistazos al cielo que tiene Zacatecas. Además de ese azul tan característico, vi su nuevo teleférico, que recorre de lado a lado el Centro Histórico de la ciudad. Todos los paseantes observábamos desde abajo emocionados el recorrido. Parece que su inauguración oficial ya está en puerta. Sonrío con solo imaginar un paseo por sus cielos. Soy un viajero amante de cada lugar que visito, pero, sin duda, Zacatecas es la ciudad más hermosa de México. ¿Regresaría? Por supuesto.

Recomendado