Planificación Pública del Turismo VII: Reflexiones sobre el Plan de Desarrollo


Miguel Ángel Acerenza 29 Agosto, 2019
Miguel Ángel Acerenza

Miguel Ángel Acerenza

El propósito que inspiró la serie de artículos que hemos publicados sobre la planificación pública del turismo fue el evitar que una simple relación de intenciones, carente de objetivos sin priorizar y estrategia definida, sea confundida con un Plan de Desarrollo Turístico. Plan que debe constituir el principal instrumento de gestión de que dispone un Organismo Nacional de Turismo para el logro de una conducción exitosa del sector. Por lo que en este último artículo pensamos que unas reflexiones, a modo de conclusión final, pueden contribuir a orientar las acciones hacia ese fin, y las externamos a continuación.

Reflexiones, a modo de conclusión final sobre el Plan de Desarrollo

Como lo mencionáramos, pensamos que las reflexiones que externamos a continuación, como conclusión final, pueden ayudar en la elaboración de un plan de desarrollo turístico que oriente en una conducción exitosa del sector.   Por lo que enseguida las pasamos a exponer.

  • Formular un Plan Estratégico de Desarrollo minucioso y flexible, con etapas intermedias a lo largo de la vigencia temporal del mismo, con objetivos claros y precisos que permitan un constante proceso de control y revisión a los efectos de corregir cualquier desviación en su proceso evolutivo que pudiera amenazar  la consecución de los objetivos de largo plazo.
  • Plan que describa en forma pormenorizada y calendarizada los Programas de Acción a desarrollar de acuerdo a sus prioridades, a los efectos de su ejecución a lo largo de la vigencia temporal del plan estratégico, los cuales deben contar con  objetivos y metas claras  a alcanzar para poder ser controlados y evaluar sus resultados.
  • Implementar el Plan Estratégico de Desarrollo mediante Planes Nacionales de Turismo de ejecución anual que contengan objetivos claros, los cuales por tratarse de objetivos de gestión deben ser mensurables, y cuenten además con estrategias definidas para la consecución de los mismos, así como la descripción pormenorizada de las acciones específicas a llevar a cabo, el tiempo para la obtención de resultados, y la  asignación de responsabilidades por su ejecución.

Planes Nacionales de Turismo que por constituir la concreción del Plan Estratégico de Desarrollo en Programas de Acción,  no sólo sirven para vigilar la marcha de dichas acciones hacia la consecución de los objetivos de largo plazo propuesto en citado plan estratégico, sino también para evaluar la eficacia del propio Organismo Nacional de Turismo en la conducción del sector.

  • Establecer un Control de Gestión Operacional que permita mediar y evaluar los resultados obtenidos en las acciones llevadas a cabo, en relación a los que se deberían obtener de acuerdo a los objetivos previstos en los Programas de Acción, así como el monitoreo de los avances que se van alcanzando hacia el logro de los objetivos de largo plazo planteados en el plan estratégico.

Respecto al referido control, debe decirse que a los efectos de poder mediar, y por tanto, evaluar la eficacia en la conducción del sector, se tienen que fijar previamente para cada una de las acciones a llevar a cabo, los parámetros  aceptados dentro de los cuales se considere que los objetivos y metas fijadas  son alcanzados. No se debe olvidad que como ya lo hemos mencionado, se trata de objetivos y metas de gestión y por tanto mensurables.

Comentario final

Con las sugerencias resultantes de estas reflexiones culmina la serie de artículos mediante los cuales hemos querido  contribuir en la labor que realizan quienes en el contexto de la Administración  Pública están implicados en la promoción y desarrollo del turismo. Si se logra  el propósito que nos inspiró, nos sentiríamos sumamente  satisfechos.

Recomendado