Planificación Pública del Turismo II: Evaluación de la Posición Pública del Turismo


Por Miguel Ángel Acerenza 26 Julio, 2019

Miguel Ángel Acerenza

Cómo mencionáramos en el artículo anterior, la viabilidad de un Plan Estratégico de Desarrollo Turístico puede depender de algunos aspectos que, por lo general, no son tomado en cuenta en su elaboración, y que tienen que ser debidamente evaluados en la toma de decisiones. Dichos aspectos son:  la posición que se le asignará al turismo en las prioridades nacionales; la actitud de la población afectada, o que puede verse afectada por el desarrollo; y las expectativas del sector empresarial relacionado con el turismo. Enseguida algunos comentarios al respecto.

Posición del turismo en las prioridades nacionales

La evaluación del turismo en las prioridades nacionales de desarrollo permite conocer el apoyo que, fundamentalmente de índole económico, pueda recibir el sector por parte de la Administración Pública para impulsar su propio desarrollo.

Es inaceptable por tanto que pueda presentarse un plan de desarrollo turístico que  no sea coherente  con las prioridades nacionales que establece el plan nacional de desarrollo del país, al cual deben ajustarse  los distintos sectores. Y más grave aún, que pueda presentarse un plan de desarrollo estratégico del turismo  al término de un período gubernamental, sin tener en cuenta las prioridades que le dará la nueva administración al turismo en su propio plan nacional de desarrollo.

El organismo rector no puede desconocer que la posición del turismo en las prioridades nacionales está dada, en última instancia, por la capacidad que  tenga la actividad, o que eventualmente pueda tener, para coadyuvar al logro de los objetivos y metas hacia las cuales apunta el Plan Nacional de Desarrollo del país.   Por lo que no es permisible que se  elabore un plan de desarrollo turístico sin haber evaluado previamente la posición del turismo en dichas prioridades.

En el caso de gobiernos ya instalados esta evaluación se realiza al más alto nivel de planificación nacional, ya sea en una Oficina o un Consejo Nacional de Planificación, dependiendo de la estructura organizacional que haya adoptado la Administración Pública en cada país.   Pero cuando se trata de plataformas o propuestas electorales, dicha evaluación tendrá que efectuarse en reuniones con el equipo que ha participado en la elaboración de la misma.   En ambos casos se tiene que tener un buen conocimiento sobre la significación del turismo, tanto en el aporte a la economía como en su  contribución a otros sectores productivos (ganadería, agricultura, producción granjera, etc.), para el logro de un buen posicionamiento en las prioridades nacionales.

Actitud de la población afectada o que pueda verse afectada

Es evidente de que el desarrollo del turismo tiene,  o puede tener, importantes repercusiones en la población de aquellos lugares en los cuales se concentra la actividad.

El rechazo del turismo que se observa en la actualidad en varios lugares turísticos, en España, Italia, Holanda, y en otros países, es causa de la miopía de los responsables de la conducción del sector que no han podido ver que se ha sobre pasado el límite de tolerancia que una población puede aceptar para que el número de visitantes no afecte su vida cotidiana.

Lógicamente la necesidad de evaluar este impacto genera una interrogante: ¿a qué público, y como debe involucrarse en el proceso de planificación?   Evidentemente no es algo fácil, pero no imposible, por cuanto en las comunidades existen grupos de personas y entidades que pueden ser consultadas al respecto.   Algunos de estos grupos de personas o entidades pueden ser:

  1. Personas directamente afectadas por el desarrollo del turismo.
  2. Líderes de opinión pública locales o regionales.
  3. Comisiones o ligas de fomento locales.
  4. Cambios observados en el tipo de negocios locales.

La selección del método a emplear para obtener información depende de la viabilidad y la experiencia adquirida en la realización de encuestas de opinión.

Expectativas del sector Empresarial Turístico

Si las empresas turísticas constituyen las unidades del sector que elaboran los productos y brindan los servicios que requieren los turistas, y por consiguiente, las que generan los empleos y mediante las cuales se produce la derrama económica en la comunidad, es evidente de que no se puede dejar de evaluar sus expectativas sobre el desarrollo del turismo.

Cuando estas empresas a través de sus representantes integran el Consejo Nacional de Turismo (como marca toda Ley de Turismo bien constituida) no existe dificultad para conocer sus expectativas, por cuanto este Consejo en su carácter de órgano asesor está involucrado en el proceso de planificación del turismo.

Pero cuando esto no es así la situación cambia significativamente, dado los intereses particulares y de grupos que suelen presentare en el campo empresarial del turismo, incluso en un mismo subsector, como es el caso concreto de la hotelería donde es posible observar la existencia de varias asociaciones con diferentes intereses (Asociación de Cadenas hoteleras, de Grandes hoteles, y de Pequeños y Medianos hoteles). Otro tanto sucede entre las Agencias de Viajes.

Es importante por tanto que la estructura de este sector esté bien identificada para no caer en los intereses particulares de grupitos.   La experiencia indica que la forma más conveniente para percibir las expectativas del sector empresarial en cuanto al desarrollo del turismo, es mediante la realización de los Foros Nacionales de Turismo, cuyas conclusiones deben quedar plasmadas en sus conclusiones.

Comentario final

La disponibilidad de un diagnóstico sobre la situación actual del turismo, y efectuada la evaluación de los aspectos señalados en los puntos anteriores, permitirá la elaboración de un Plan de Desarrollo Turístico, no sólo aceptados por todos los que, de alguna manera, están involucrados con dicho desarrollo, sino también viable.
Se está en condiciones por tanto de comenzar la elaboración de dicho plan, el cual debe contener objetivos claros a alcanzar, estrategia definida para el logro de los mismos, y los programas de acción a llevar a cabo durante su ejecución. En los próximos artículos nos ocuparemos del citado plan.

Recomendado