Planificación Pública del turismo VI: Control de Gestión Operacional y Avance en el Plan Estratégica


Miguel Ángel Acerenza 22 Agosto, 2019
Miguel Ángel Acerenza

Miguel Ángel Acerenza

El último paso en el proceso de elaboración del Plan Estratégico de Desarrollo tiene que ver con el Control de Gestión Operacional de los Planes Nacionales de Turismo de ejecución anual, mediante los cuales se implementa el referido plan estratégico. Control que no sólo permite conocer, mediar y evaluar los resultados de las acciones llevadas a cabo en dichos  planes nacionales, sino también la verificación de los avances que se van obteniendo hacia el logro de los objetivos de largo plazo planteados en el ya citado  Plan Estratégico de Desarrollo del sector. Enseguida los comentarios al respecto.

Finalidad del control de Gestión Operacional

El Control de Gestión Operacional tiene como finalidad saber que logros se están obteniendo en comparación con los que debería obtenerse, de acuerdo a lo establecido en el Plan Nacional de Turismo. En otras palabras, verificar si se están alcanzando o no los objetivos propuestos en el citado plan, y observar el avance que se va registrando hacia el logro de los objetivos de largo plazo previstos en el Plan Estratégico de Desarrollo. Labor en la cual se deben tener en cuenta  los aspectos que  a continuación pasamos a detallar.

En cuanto al logro de los objetivos del Plan Nacional de Turismo

En primer lugar debemos decir que los objetivos del Plan Nacional de Turismo son objetivos de gestión, y como tales los mismos tiene que ser mensurables.  En otras palabra, factibles de medición para poder ser evaluados.
Segundo, que los resultados de las acciones desarrolladas difícilmente se ajustarán exactamente a los objetivos previstos en el plan, por lo que se tienen que establecer previamente los parámetros de acercamiento aceptados, dentro de los cuales se considere que se ha cumplido con los mismos. Estadísticamente se considera que se ha cumplido con los objetivos previstos en el plan, cuando el resultado de las acciones llevadas a cabo oscile entre más-menos el 3% de la meta establecida.   Si el resultado es superior al 5% o más, se tendría que verificar:

  1. Si en el período de ejecución del plan se presentaron situaciones no previstas, tales como; eventos no programados o situaciones de inseguridad que pudieran haber afectado el pronóstico original en el cual se sustentaron los objetivos.
  2. De no haberse verificado ninguna de las situaciones mencionadas, se tendrá que analizar si hubo fallas en la realización del pronóstico. Caso este último bastante común cuando dicha previsión es hecha por inexpertos.

Tercero, si no se han logrado  los objetivos previstos en los planes operacionales de ejecución anual, se tiene que analizar con cuidado la razón, ya que ello puede afectar seriamente la consecución de los objetivos de largo plazo planteados en el Plan Estratégico de Desarrollo.

Respecto al avance hacia el logro de los objetivos de largo plazo

En este caso cabe mencionar que la verificación de la marcha de las acciones hacia el logro de dichos objetivos puede implicar la necesidad de revisar y efectuar algunos ajustes en la estrategia empleada en el Plan Estratégico de Desarrollo, pero ello no necesariamente significa que esta deba ser abandonada, y que se tenga que formular una nueva estrategia. 

Cualquier desviación detectada que pudiera afectar la marcha de las acciones hacia el logro de los objetivos hacia los cuales apunta el citado plan,  debe ser cuidadosamente analizada, y de ser necesario efectuar los ajustes para reencauzar  el rumbo, y las decisiones en tal sentido tienen que ser oportunas y rápidas.

Comentarios en caso de la inexistencia de un Plan Nacional de Turismo

Si no existe un Plan Nacional de Turismo de ejecución anual, se estaría ante la evidencia de errores u omisiones en la Ley de Turismo (o del desconocimiento de la misma), y/o falta de control por parte de los órganos responsables del control de la gestión pública. Llámense estos como se llamen, Auditoría Superior de la Cuenta Pública, Contraloría General de la Repúblico, o Tribunal de Cuentas.

La planificación de las actividades, como hemos visto, es una de las funciones básicas de la Administración Pública.   Si el organismo rector del turismo no ha elaborado y presentado un Plan Nacional de Turismo de ejecución anual formalmente estructurado, con descripción de las actividades a desarrollar, y objetivos y metas a alcanzar, surge algunas interrogantes: ¿Cómo el órgano oficial a cargo de la Planificación y Presupuesto del sector público, puede asignar  recursos a un ente que no ha cumplido con la presentación de un plan de actividades a desarrollar?, ¿cómo se va a evaluar el cumplimiento de los cometidos que le marca la Ley a este ente,  si no existe parámetros de referencia para conocer su desempeño?

Evidentemente, sería algo inadmisible. Pero es preciso tener presente que tal situación puede presentarse (sino no es que ya  ha ocurrido)  por lo que se tiene que prever tal eventualidad. Al respecto debe recordarse que existe antecedente en que la Contraloría de la Cuenta Público de un país de la región observo esa omisión, y  el responsable del sector fue sustituido.

Comentario Final

Pensamos que los temas abordados en esta serie de artículos relacionados con la Planificación Pública del Turismo, pueden contribuir en el proceso que debe llevarse a cabo para elaborar los planes de desarrollo turístico, sean estos Estratégicos o de Ejecución Anual, y que ayudarán además, a evaluar la eficacia en la conducción del sector por parte del Organismo de Turismo. Evitando con ello la improvisación, la cual  lleva a la marcha de la actividad turística a la deriva, sin rumbo fijo.  

Recomendado