Elecciones en México. ¿Qué sigue?


Por Felipe Ríos Romo 29 Julio, 2018

Felipe Ríos. Hotelero mexicano*

El pasado 1 de julio más de 56 millones de mexicanos acudimos a las urnas a elegir , siendo el “plato fuerte” la contienda por la presidencia de la República.

A estas alturas todos sabemos que nuestro futuro presidente se llama Andrés Manuel López Obrador y que nuestro secretario de turismo será Miguel Torruco Marqués.

Conozco a Miguel Torruco, soy uno de los miles de estudiantes que lo vimos pasar dando clases por alguna de nuestras aulas de nuestra extinta Escuela Panamericana de Hotelería, era un maestro simpático, gritón y medio barco (la materia de geografía turística se prestaba para serlo). Pero de que sabía, sabía. Siempre pensé que Miguel Torruco aspiraba a ser (por lo menos) Secretario de Turismo, recuerdo que tenía en su oficina una fotografía en la que aparecían Miguel Alemán, José López Portillo y él (muy abrazados), y orgulloso la señalaba bromeando: “el pasado, el presente y el futuro”.

He seguido la trayectoria de Miguel Torruco y lo he saludado en un par de ocasiones, siempre inquieto, polémico, ocurrente y simpático, y siempre, toda su vida, creando y trabajando en favor del turismo. Hizo buena labor como secretario de turismo de la ciudad de México. En fin, creo que el día de hoy es la persona indicada para esta posición.

En Proyecto 18, “propuesta de país posible” se resume la visión turística del nuevo gobierno de la siguiente manera:

“La propuesta busca aprovechar la fortaleza de este sector y, a partir de ello, generar un desarrollo turístico regional equilibrado que permita consolidar los puntos turísticos existentes y ampliar el potencial turístico del país en beneficio de todos. Con ello, se busca evitar la alta concentración y sobrecarga del 80% de los turistas en 5 destinos, impulsar el crecimiento económico, contribuir a la generación de empleo, así como el incremento en el ingreso y bienestar de quienes, directa o indirectamente, se relacionan con la industria”.

El documento proclama la situación actual en los siguientes términos:

“El turismo es clave para aumentar los niveles de crecimiento y reducir el quebranto social en que vive el país, pues constituye una herramienta para fomentar la recuperación del tejido social a través de la convivencia y el intercambio cultural.

Se han alcanzado importantes avances en materia turística, sobre todo en cuanto a la infraestructura, inversión, captación de divisas, generación de empleo y posicionamiento. De hecho, México ocupa la 8ª posición mundial en cuanto a la recepción de turistas. El año pasado ingresaron al país más de 35 millones de turistas internacionales, lo que representó una tasa de crecimiento anual del 10.6%.

El ingreso de divisas internacionales por este concepto fue de 19 mil millones de dólares y el saldo de la balanza turística fue favorable en 9.3 mil millones de dólares, en comparación con el saldo negativo de las balanzas petrolera y manufacturera.

Cabe destacar que el ritmo de crecimiento de la balanza turística de 4.4% en los últimos años superó lo alcanzado en el resto del mundo; en tanto que la de ingresos por turismo, entre 2012 y 2016, tuvo un crecimiento del 11.3%”.

Y concluye:

“Sin embargo, a pesar de su importante contribución, aún falta mucho por realizar tanto en las regiones turísticas del país como en aquellas que tienen un alto potencial aún no explotado. 

Parte del problema de la actividad turística es que se encuentra desvinculada de la política social de educación, salud, vivienda y servicios, por lo que los paraísos turísticos conviven con infiernos de marginación”.
Bien. Entendido. Y entonces: ¿Qué sigue?

Es muy importante que conozcamos el proyecto turístico de López Obrador, y que los ciudadanos e interesados en mejorar el turismo en México hagamos seguimiento férreo de lo que suceda entre el dicho y lo hecho “de aquí para el real”. Sin definirlas como populistas o imposibles, algunas acciones que se plantean en el Proyecto 18 con respecto al turismo son muy difíciles de realizar, pero por lo menos se atisba la buena fe, y por lo menos, en lo que respecta a Torruco, también hay energía y amor a México.

En Buen Viaje tendremos la oportunidad de describir nuestro itinerario en el camino por el que transita la industria de la hospitalidad.

Ya lo veremos, ya nos veremos.

* Actualmente es CEO y Fundador de Beyond Hospitality Business SC, organismo dedicado a la investigación de mercados, a la educación y a la consultoría especializada en desempeño hotelero. felipe.rios@beyondhb.mx Es también CEO en MileniuM Grupo Hotelero Mexicano. director.general@hotelesmilenium.com El presente artículo refleja la opinión personal del autor, quien se asume como único responsable de su contenido

Recomendado