Al buen entendedor...

AKUMAL, Mitos y Verdades

¿Pueden 28 aventurados representar a 1500 ?

Por Sergio González Rubiera 26 Febrero, 2018
Sergio González Rubiera

Sergio E. González Rubiera

Bueno, en este querido País, casi todo es posible…

En el querido, hermoso y legendario poblado de Akumal, Quintana Roo, en una de las más hermosas bahías de todo el Caribe, 28 individuos dedicados de manera clandestina a la actividad de “guiar” el nado con Tortugas, se ostentan como representantes de toda una comunidad de más de 1500 habitantes.

Realmente no se necesita de guías, ni asesores, para entrar en contacto con los hermosos quelonios en la Bahía de Akumal, pero como los mexicanos somos ingeniosos, a un grupo de “listillos”, se les ocurrió hace unos cuántos años la idea de que podían cobrar a los curiosos bañistas por el acceso a la playa y por la práctica de nadar con las diversas especies de tortugas que han encontrado en Akumal por años un maravilloso habitat.

Con el falso argumento de que actúan “por el bien de la población de Akumal”, estos también falsos guías, han irrumpido en la propiedad privada con la bandera de que las playas son públicas, para hacer del nado con tortugas un negocio, que además de ilícito ha venido a romper con la paz y tranquilidad que se vivió en estas costas por décadas.

Con falsos argumentos han intentado  desposeer a particulares legalmente establecidos por décadas, de sus propiedades con el estandarte de que actúan en beneficio de la población, a la que por supuesto no representan.

Las   personas que se dedican al trabajo de guías y de ofrecer tours de nado con tortugas no alcanzan ni el 1.5 por ciento de la población total de Akumal, sin embargo se han auto erigido en líderes para exigir a las autoridades de todos los niveles  que arrebaten propiedades a particulares a efecto de contar con libertad para ejercer su libre comercio en las playas de Akumal  sin restricción alguna.

En Akumal la gran mayoría de la población es gente emprendedora, decente y proactiva que se dedica a una amplia gama de  actividades totalmente diversas al servicio de nado con tortugas. Personas que invierten y arriesgan su dinero en negocios de todo tipo como fruterías, carnicerías, fondas, restaurantes, hoteles, talleres, tortillerías, farmacias, mini super,  y otras tantas que generan empleos formales para los  habitantes  de Akumal a quienes ni les afecta ni beneficia si se comercializan o no los servicios de los nados con tortugas en la bahía.

¿Entonces porque estos prestadores de servicios se autonombraron representantes de toda una comunidad?

El tema es simple; cada uno de estos cooperativistas da servicio a doce turistas por día cobrando una tarifa promedio de $500.00 pesos que multiplicados por 27 días laborables al mes da $162,000.00 pesos mensuales, sin inversión alguna, sin pagar impuestos y trabajando dos horas al día.  ¿ Rentable no ?

Para lo cuál, lo único que había que hacer, era conseguir paso libre a la playa, a costa de lo que sea.
De los 30 permisos otorgados irresponsablemente por la Semarnat en el 2017, veintiocho de ellos fueron concedidos a personas que supuestamente viven en el Poblado de Akumal, lo que se traduce en ingresos por $4,536,000.00 al mes y  mas de 45 millones de pesos al año.

¿Y de esta increíble cantidad de ganancias anuales que reciben los pseudos “representantes del Poblado de Akumal” cuánto es lo que pagan de impuestos? …adivine

¿Y cuánto aportan estos pseudo representantes del poblado de Akumal en beneficio de su comunidad ?..  adivine otra vez…

Estos agusados y abusados “prestadores de servicios turísticos”, que se han auto nombrado  representantes de Akumal publicamente,  ofrecen sus servicios en horarios en los que no se encuentran los inspectores de Semarnat en la bahía, con lo cual se pueden atestiguar desfiles de turistas con sus chalecos puestos  desde las seis hasta las ocho de la mañana listos para el avistamiento de tortugas.

Las autoridades federales han otorgado permisos sin que medien criterios y estándares de seguridad mínimos, sin apego a principios de sustentabilidad y poniendo en riesgo el futuro de la Bahía de Akumal.

Estos falsos redentores de Akumal, han venido a trastocar la calma y tranquilidad de un hermoso destino turístico, de una pacífica y trabajadora comunidad con el argumento desgastado de que “las playas son públicas”.

Claro que son públicas y existen debidamente documentadas en el Plan de Desarrollo Urbano (PDU), siete ventanas, siete accesos públicos a la Playa, que son responsabilidad de la autoridad en turno poner en valor y hacer accesibles a la población. Lo que no es admisible es que estos oportunistas pretendan establecer accesos en donde a ellos les plazca para llevar a cabo sus practicas comerciales traspasando propiedad privada, invadiendo a particulares y vandalizando todo a su paso, como ciertamente lo han hecho, enarbolando la bandera falsa de que actúan “en nombre y beneficio de la comunidad” engañanado con ello a turistas, comunidad y gobierno.

Estos falsos guías de turistas, se oponen al desarrollo y a cualquier proyecto que pueda obstaculizar su jugoso negocio ilícito del nado con tortugas.

Recientemente el Gobierno del Estado presentó un interesante y ambicioso proyecto que consiste en la creación de un atractivo y novedoso Centro de Interpretación para conocer y difundir no sólo el maravilloso mundo de las tortugas que han encontrado por siglos un refugio en Akumal, sino también el Santuario de los Monos, además de la hermosa selva y otros atractivos que rodean a Tulum y Akumal, un verdadero Centro Cultural e informativo del conocimiento biológico, histórico y cultural de Akumal y sus zonas de influencia,en un terreno de más de una hectárea, propiedad del Gobierno del Estado, que podría significar no sólo oportunidades de empleo, sino una muy importante ventana al mundo para mostrar esta parte del Caribe Mexicano y que signifique al mismo tiempo un importante Producto Turístico para la región, que detone la economía,  que  provea de valor agregado tanto a turistas como a  la población.  Una buen iniciativa pues, que se aplaude.

Sin embargo, corre el riesgo de no llevarse a cabo ante la negativa y total cerrazón de este grupo de “redentores” de Akumal, esta plaga de oportunistas, que ante semejante propuesta de desarrollo ven en peligro sus ilícitos y fáciles ingresos. El orden, el desarrollo y la competitividad van en contra de sus prácticas e intereses.

A nadie en Akumal interesa el negocio del Nado con Tortugas per sé,  más que a este grupúsculo de oportunistas que han contribuido tristemente a la propagación de una imagen negativa de este querido Destino, el primero en la historia de Quintana Roo.

Akumal es un hermoso patrimonio del Caribe Mexicano y debemos preservarlo. NO permitamos que un pequeño grupo de invasores atente contra el futuro de miles de familias y se ponga en riesgo el buen nombre y prestigio del muy querido Akumal.

Reflexiona, comparte, difunde.

¡El Caribe Mexicano es de todos!

sgrubiera@acticonsultores.com

Recomendado