El aumento de la temperatura en la República Mexicana contribuye a la proliferación de algunas especies, por lo que es más común verlas en la naturaleza así como dentro de los hogares.