Se registra un incremento del enoturismo en Uruguay para probar el Tannat


5 Enero, 2018
Es un paraíso vinícola

Es un paraíso vinícola

El enoturismo es cada vez más popular en Uruguay para los amantes del vino que viajan a probar el Tannat, cepa considerada patrimonio nacional de Uruguay e introducida a este territorio a mediados del siglo XIX por españoles, alemanes, italianos, suizos y franceses, informó el Viceministro de Turismo del país sudamenricano, Benjamín Liberoff.

Explicó que el enoturismo o turismo enológico, consiste en conocer las principales bodegas y viñedos productoras de vino. En Uruguay este segmento ha registrado un significativo crecimiento.

Comentó además que tras 130 años de adaptación, las vides Tannat son las típicas de Uruguay. Las bodegas uruguayas han logrado premios mundiales a partir de la elaboración de vinos con base en esta cepa que, con cortes de uvas más suaves como el merlot, adquieren un sabor único, inclusive mejor que en las campiñas francesas.

“Este país es un paraíso vinícola, con diferentes bodegas que van de norte a sur, y de este a oeste, que ofrecen lo mejor del Tannat y disfrutar de una visita sensorial y experiencial, conociendo la historia, la cultura y misterios de esta bebida, que tanto tiene que ver con la esencia característica de los uruguayos”, aseveró.

Es un paraíso vinícola

La vinicultura se practica en 15 de los 19 departamentos

Liberoff dio a conocer que la vinicultura se practica en 15 de los 19 departamentos de la nación, y se refirió a las tres de las mejores bodegas que destacan para la práctica del enoturismo y donde se puede degustar el mejor vino de aquellas latitudes.

Una de ellas es Pizzorno Family Estates, que está ubicada a 20 kilómetros al norte de la ciudad de Montevideo, en la región de Canelón Chico, la cual pertenece a la familia Pizzorno, que se han dedicado, desde hace cuatro generaciones, a la tradición vinícola. El líder de la familia, Carlos Pizzorno, ha llevado a esta bodega a otro nivel gracias a la incorporación de modernas técnicas del cultivo de la vid y la elaboración de los vinos, con la finalidad de mantener la excelencia enológica.

Entre sus características destaca que en esta bodega no se realiza fertilización de suelos y hace un uso racional del agua. Antes de la vendimia trabajan intensamente en tareas de poda en verde, deshoje y raleo de racimos para obtener las mejores uvas, lo que se ve reflejado en la calidad de los vinos, todos elaborados con uvas propias.

Otra es Bodegas Carrau, que cuenta con dos bodegas: Viñedo Las Violetas, en Canelones y Bodega Colón, en Montevideo.

Es un paraíso vinícola

Los amantes del vino viajan a probar el Tannat

El Viñedo Las Violetas se encuentra a solo 39 kilómetros al norte de Montevideo. Esta región tiene suelos de arcilla negra calcárea, fértiles y de la que, con un estricto control de rendimiento por hectárea, se obtienen excelentes uvas.

La Bodega Colón es una de las más antiguas del país, construida en 1887, fue recuperada por Carrau para el inicio del primer proyecto exportador de vinos finos del Uruguay. Su casa colonial y el hermoso parque y viñedo, lo hacen un lugar ideal para descubrir algunos de los mejores vinos de Sudamérica, a tan solo unos minutos de Montevideo.

Y la tercera es la Bodega De Lucca, que fue fundada en 1945, lo que la convierte en otra de las más antiguas del país. Es una bodega boutique familiar con tradición vitícola que se remonta al siglo XIX en el Piamonte, Italia.

Se ubica en la región de Canelones, donde los viñedos reciben constantemente la influencia del océano Atlántico, especialmente durante la época estival. El clima es templado, cálido y relativamente húmedo, lo que favorece la producción de vinos de guarda. Clima ideal para la variedad Tannat.

Hacer enoturismo en Uruguay es un viaje inigualable al mundo del vino, que no solo te permitirá conocer el proceso de elaboración, los principios de cata, el arte, la historia, la cultura y la naturaleza, sino que también te dará la oportunidad de saborear excelentes vinos acompañados de platos dignos de una gastronomía tradicional y creativa distinguida, y en un magnifico paisaje.

Recomendado