Para volar y hacerlo con niños


25 Octubre, 2016
Volar con niños

Viajar con niños no es fácil, volar aún menos.

Encerrar a un niño durante dos horas o más en un espacio reducido y sin capacidad de movimiento puede ser un mal trago para la familia, para el niño y para los otros pasajeros.

Rumbo ha elaborado una guía práctica para volar con niños. A la hora de escoger asientos para viajes largos, buscar el mayor espacio posible y la posibilidad de disfrutar de las vistas durante el viaje. Durante el despegue y aterrizaje, la variación de la presión atmosférica pueden causar dolor de oídos, obstrucción nasal o mareo.

Lo mejor es tragar saliva y masticar algo. Para los bebés menores de dos años resulta de ayuda amamantarles o darles un chupete, agua o zumos.

El uso de un descongestionante nasal 1 o 2 horas antes del despegue y 30 minutos después de la llegada también ayuda a minimizar las molestias.

Mejor visitar al pediatra antes de volar, sobre todo si es fuera del paísSe recomienda visitar al pediatra antes de realizar un vuelo, sobre todo si es fuera del país o a un lugar lejano.

El médico le informará no sólo acerca de las vacunas obligatorias, sino que también hará una revisión a los niños para saber si están en buenas condiciones físicas para hacer el viaje.

La deshidratación es otro de los puntos a tener en cuenta, ya que los recién nacidos y los niños pequeños son más susceptibles a tener sed, por lo que se recomienda la ingesta de mucho líquido antes y durante el vuelo.

La aplicación de una loción a la piel evitará la sequedad causada por la baja humedad en el avión. Otros consejos que ayudará a hacer del vuelo algo confortable y entretenido son: vestir ropa cómoda, suave y suelta, llevar su propia almohada, una manta, juguetes, libros, lápices y papel para los niños, así como pañales, una muda para bebés, biberón y el chupete.

Los clientes con niños de hasta dos años, podrán solicitar, en vuelos internacionales, una cuna y se recomienda hacer ese tipo de viajes durante la noche, para no perder el ritmo normal de sueño. Finalmente, si se trata de menores no acompañados deberán llevar una autorización por escrito para poder viajar, además de la documentación necesaria –DNI en la Unión Europea y pasaporte para viajes al exterior–. 

Recomendado