Los platillos mexicanos también se acompañan con vino


6 Septiembre, 2017
Enchiladas Verdes

Las enchiladas verdes con vino blanco.

¿Alguna vez has acompañado con vino, unos ricos tacos de barbacoa, un mole poblano o unas enchiladas verdes?, pues resulta, pese a lo que muchos creemos, que el vino sólo se lleva con platillos internacionales, y la realidad es que se trata de una bebida sumamente amigable con todo tipo de alimentos, en especial con nuestra sofisticada cocina mexicana.

Vemos tan común a las delicias del país, que se nos olvida que estos platillos son el resultado de decenas de años de perfeccionamiento y con sabores únicos en el mundo, por lo que este mes patrio es una muy buena oportunidad para aprender a maridar vinos nacionales en nuestras comidas o cenas con amigos o en familia. El próximo 15 de septiembre podrías celebrar de una manera totalmente diferente.

Así es que, para vivir nuevas sorpresas culinarias, platicamos con Valentina Ortiz Monasterio, embajadora de la gastronomía mexicana y asidua promotora del vino nacional, quien nos dio cinco recomendaciones de maridaje con platillos típicos mexicanos y vino.

Enchiladas Verdes

Los tacos de barbacoa con vino tinto.

Los tacos de barbacoa se pueden acompañar con un vino tinto con cuerpo, ya que es un platillo que por su carne de borrego, más el cilantro, la cebolla, la salsa y el maravilloso sabor de la tortilla caliente, combina perfecto un vino tinto Cabernet Sauvigon o Merlot, esto debido a que el sabor de la carne es ligero, lo que permite resaltar sus componentes sin que se pierda el sabor del vino.

El mole poblano con pollo va con vino espumoso, debido a que este platillo lo caracteriza una mezcla de sabores con más de veinte ingredientes, dependiendo la receta, pero tiene la versatilidad de poder maridarse con vino espumo seco, gracias a la efervescencia, este vino ayudará a resaltar la variedad de ingredientes que contiene el platillo, y las tortillas y el arroz terminan de redondear esta experiencia.

Todos hemos comido unas deliciosas enchiladas verdes con crema y queso, siendo la mezcla de la acidez del tomate verde y la frescura de los complementos, lo que hace que el vino blanco sea el adecuado. Opta por vinos afrutados con notas cítricas.

Un buen mole poblano con vino espumoso.

Un buen mole poblano con vino espumoso.

La cochinita pibil es un platillo icónico del estado de Yucatán, cuya característica al paladar es la acidez que le da la naranja y el axiote, condimento esencial de toda cochinita que le aporta color y sabor. Su mejor compañero será un vino tinto, con sabores intensos.

El tradicional ceviche de pescado, tan popular en casi todas las costas del país, pese a que el platillo posee un nivel de acidez elevado, esta delicia se marida bien con un vino rosado ya que nivela lo acido del limón, logrando así resaltar el sabor del pescado.

Quitemos los tabués y demos al vino mexicano la posibilidad de sorprendernos con nuestra gastronomía. Recuerden que como dice Valentina, “el mejor vino es el que más nos gusta”, ¡viva México, vivan sus vinos!

Recomendado