Si esta Semana Santa quieres hacer algo “"santo"”, apúntate voluntario en África

 


 

Voluntarios en África

Hay miles de planes para la ya cercana Semana Santa: sol y playa, escapadas culturales o deportivas, caprichos gastronómicos, procesiones y saetas... Pero sin duda uno de los más estimulantes, más útiles, más “santos” es apuntarse a un programa de voluntariado en África.

 

16 Febrero, 2016

Hay mucho para elegir, desde cuidar y enseñar a niños huérfanos, a concienciar sobre el SIDA; desde el rescate de pingüinos y aves marinas al estudio del tiburón blanco... Puede hacerse en Semana Santa, pero también en cualquier otra fecha ya que los programas son continuos y durante todo el año, y generalmente con una duración mínima de dos semanas.

 

Los emprendedores que promueven Theafricanexperiences.com, son enamorados de África, han recorrido más de 25 países y han disfrutado de sus gentes, su naturaleza y sus animales y ahora quieren devolver lo mucho que les ha ofrecido este continente. Por esta razón nació su sección de proyectos de voluntariado en África –que se une a los de safaris al más alto nivel, estancias para estudiar inglés, expediciones...– tratando de atender las necesidades reales que existen en muchos de sus países y poner su granito de arena mandando voluntarios, y trabajando ellos mismos en pro de favorecer las condiciones de muchas personas y animales que allí viven. Sus safaris se desarrollan en Kenia, Tanzania, Madagascar, Uganda, Zimbabwe, Zambia, Botswana, Isla Mauricio, Namibia, Zanzíbar, Ruanda, Sudáfrica y Mozambique y sus programas de voluntariado en Sudáfrica y Zambia.

 

Todas las tareas de voluntariado con las que trabajan las conocen muy bien y se trata de proyectos que de verdad están ayudando a la comunidad local o a la conservación de la zona, no como algunas granjas de leones que proponen pasear con los felinos llevándoles del rabo o espacios que permiten estar cerca de los nativos pero sin aportarles nada de interés. Estos proyectos, que no requieren experiencia previa, aunque sí saber algo de inglés, están dirigidos a personas con la mente abierta para aprender cada día algo nuevo y conocer una cultura totalmente distinta. La idea es que cada segundo que se pase allí, implique un impacto positivo en la comunidad o en la naturaleza, trabajo duro y ganas de ayudar.

 

¿Por qué pagar?

Una de las preguntas frecuentes es ¿y por qué tengo que pagar si voy a trabajar como voluntario? Es verdad que el voluntario está cediendo parte de su tiempo libre para ayudar en un proyecto, pero eso no quiere decir que al proyecto no le cueste dinero su estancia en él y que el propio proyecto no aporte valores tangibles a quien participa. En primer lugar, un 30% del pago, va directamente como donación al proyecto en el que se va a trabajar, ya que se trata siempre de organizaciones que necesitan obtener financiación para poder seguir adelante con estos proyectos que tanto aportan. Además, todos los proyectos incluyen el alojamiento, así que una buena parte del dinero que se paga va destinado a ello y para las comidas del voluntario, si es que están dentro del programa. Todos ellos incluyen también el transporte al lugar del mismo, así que otra parte del dinero se va ahí.

 

Para valorar mejor cómo son estos proyectos de voluntariado, veamos en detalle un par de casos, ambos en Sudáfrica. “Educación y Enseñanza en Ciudad del Cabo” está pensado para aquellos que les apetezca sumergirse en un universo de culturas distintas ayudando a los niños más vulnerables, dentro de una de las ciudades más carismáticas de África: Ciudad del Cabo. En él se ayudará a mejorar la vida de los niños de la comunidad local trabajando cada día mano a mano con ellos. Ciudad del Cabo es una ciudad llena de posibilidades que vive dos realidades: el lujo de la ciudad y la pobreza de los poblados que la rodean. En este trabajo hay la oportunidad de conocer dónde y cómo viven miles de personas que van a trabajar cada día a la ciudad y conocer sus costumbres y problemas.

 

Se trabaja en los poblados de Khayelitsha, Langa y Philippi donde conviven diferentes culturas, etnias e idiomas. Lo que tienen en común son la pobreza, el desempleo y el SIDA. Aunque se trabaja en los tres poblados, muchos de los proyectos están situados en Khayelitsha, un poblado con más de dos millones de habitantes y cientos de niños que necesitan ayuda. Este voluntariado es especial porque se puede diseñar tu propio proyecto ayudando en las áreas que más gusten. Se tiene la posibilidad de elegir entre ayudar en los colegios, trabajar en orfanatos y con niños vulnerables, deportes con los niños o salud. La base del voluntariado será trabajar en los diferentes proyectos de enseñanza, y luego, decidir en qué área se quiere colaborar.

 

Este programa incluye alojamiento en una bonita casa de voluntarios en el barrio de Observatory; las habitaciones son de 4 a 6 personas separadas por sexos, los baños son compartidos, desayuno, comida y cena (excepto fin de semana), supervisor durante toda la estancia, traslado al proyecto cada día, donación directa al proyecto de una parte del importe pagado, mosquiteras, traslado desde/hacia el aeropuerto en Ciudad del Cabo. No está incluido en el precio los vuelos internacionales y nacionales, visado, seguro médico obligatorio, bebidas y snacks (disponibles para comprar), cena del sábado y comida del domingo. El programa mínimo de estancia será de dos semana, y cuesta 1.150 euros por persona y por las dos semanas.

 

Animales y vida salvaje

Los que prefieran un contacto más directo con los animales y la vida salvaje, pueden optar por el programa “Los cinco grandes” que se desarrolla en Port Elizabeth, que permite trabajar con animales en un entorno salvaje dentro de la gran reserva donde se sitúa el proyecto. Las actividades consisten en participar en todos los aspectos de la conservación, ecología y gestión de los animales salvajes además de poder observarlos cada día. Participando en este proyecto, en el que llegan a intervenir hasta 40 voluntarios en temporada alta, se forma parte de uno de los estudios de conservación más galardonados que trabaja en preservar África de la gran deforestación de fauna y flora que está sufriendo.

 

Esta reserva fue la primera en reintroducir animales de la envergadura de los elefantes, leones, leopardos y rinocerontes. Se tiene la oportunidad de trabajar con los conservacionistas pioneros en restablecer el daño causado en la tierra de los animales. Los voluntarios son el nexo para asegurar un cambio sostenible y positivo en el medio ambiente de la reserva y su conservación. Algunas de las actividades serán: ayudar en los programas de cría de leones y leopardos, ayudar en el programa de rehabilitación de rinocerontes, investigar y seguir a los grandes depredadores, estudiar la hiena marrón, safaris a pie y en coche, conteo de animales, seguimiento de rinocerontes, gestión general de la reserva, proyectos de educación ambiental con la comunidad local, patrullar la reserva contra los furtivos, etc.

 

También tienen un pequeño centro de rehabilitación donde están los animales que se encuentran huérfanos en la reserva o que les traen reservas aledañas. Además, esta reserva tiene un centro de rehabilitación de felinos en el que se puede tener la oportunidad de conocer las historias de estos animales y cómo es su segunda vida. Las características del viaje, alojamiento y cosas incluidas es similar al caso anterior. El programa mínimo de estancia será de dos semana, y cuesta 1.150 euros por persona y por las dos semanas.

 

 

Home - Información general