Home - Por el mundo

Egipto

Una maravilla que sobrevive al tiempo

 


 

Egipto 01

Pirámides de Gizeh y la gran esfinge

Egipto es algo muy diferente a lo que comúnmente escuchamos de él. Nuestros viajes suelen ser dentro de la República Mexicana o a los Estados Unidos, el siguiente paso es Europa. Pocas veces le damos prioridad a pensar en un viaje al medio o lejano oriente.

 

Por Guillermo Calderón

El continente asiático y el africano existen en nuestras mentes sólo por lo que conocemos a través de las películas, o de documentales en revistas o televisión. Estar ahí nos da una perspectiva totalmente diferente a lo que podemos imaginar. He aquí la reseña.

 

Máscara de Tutankamón

Máscara de oro de Tutankamón

Después de un largo trayecto desde México, la llegada en la madrugada al aeropuerto de El Cairo fue la bienvenida a un nuevo mundo de sonidos, olores, sabores y cosas que ver y conocer.

 

Gizeh, a un lado del Cairo, fue el lugar donde se edificaron las grandiosas pirámides de Keops, Kefrén y Micerino, que sirvieron como tumbas para los respectivos faraones. La primera y más grande, supera los 135 metros de altura y fue construida a partir de 2.5 millones de bloques de piedra, con un peso de 2 toneladas cada uno. Imponentes por su altura y volumen, estas estructuras lucen aún mejor a la distancia. El complejo funerario de Gizeh se complementa con la estatua de la esfinge. La colosal figura lleva la cara del faraón Kefrén con  un cuerpo de León, y ha sido el sello de Egipto en las mentes occidentales.

 

Ciudad del Cairo

Ciudad del Cairo

El Cairo es la capital política, económica y cultural de este antiguo territorio y la mayor ciudad del continente africano, en ella viven cerca de 18 millones de habitantes. Así mismo, es el centro del Islam suní a nivel mundial. Existen un gran número de mezquitas en la ciudad, que se distinguen por sus altas torres llamadas “minaretes”. Algunos nombran el Cairo como “la ciudad de los mil minaretes”, no todos pueden ser visitados por turistas, pero por sus medievales trazos y significado espiritual, estos centros religiosos no pueden dejar de ser visitados (los que está permitida la entrada).

 

Mezquita Muhammad Alí

Mezquita Muhammad Alí

La mezquita de Muhammad Alí se encuentra dentro de la ciudadela de El Cairo, y tiene dos minaretes de 82 metros de altura, sobresaliendo del paisaje urbano que la rodea. A un lado de la ciudadela se ubica La Ciudad de los Muertos, que es un cementerio de sultanes mamelucos pero que en la actualidad se ha mezclado con viviendas modernas, por lo que es difícil distinguir entre un mausoleo y una casa.

 

El Museo Nacional Egipcio en el Cairo cuenta con la mayor colección de antigüedades egipcias. Figurillas de piedra, textiles, momias y pedazos de paredes extraídos de las tumbas, son parte de la colección, que cuenta la historia de esta ancestral cultura.

 

Museo Nacional de Egipto

Museo Nacional Egipcio

Encontrada casi intacta, la tumba del Tutankamón albergaba miles de objetos fabricados en oro, tela, o piedra que se exhiben en este museo. La fascinante Máscara de oro de Tutankamón, así como su sarcófago, son el reflejo de los recursos económicos y del poder que los faraones tenían sobre sus habitantes.

 

En el extremo sur de Egipto, casi en la frontera con Sudán, existe el sitio arqueológico de Abu Simbel, que alberga el Templo de Ramsés II y de Nefertari, su esposa. Antiguamente estos grandes templos fueron  excavados a las orillas del río Nilo, pero la creación del lago Nasser a mediados del siglo pasado, obligó  que fuera cortado completamente en bloques y transportado 200 metros alejado de la orilla del río para así  evitar su inundación.

 

Templo de Ramses II

Templo de Ramses II

Por fuera puede parecer una tarea no muy compleja, pero una vez que uno se interna en los templos y visita sus múltiples cuartos y cámaras, el proyecto que salvó estas edificaciones parece casi imposible. Aún con el traslado del templo, la dirección original de este se mantiene. Dos veces por año, en los equinoccios de febrero y octubre, la luz solar penetra por la entrada del templo de Ramsés II e ilumina al fondo del pasillo la figura del Rey y su esposa, dejando en penumbra a cada lado las figuras de los dioses que los acompañan.

 

Templo de Luxor

Templo de Luxor

Biblioteca Alexandrina

Biblioteca Alexandrina

A diferencia de las pirámides y grandes estructuras como la esfinge, el interior de los templos ofrece una experiencia más profunda. Solo hace falta imaginar lo que ocurría en esos sitios hace más de dos mil años y unir todos nuestros sentidos, para ser “transportados” a esa época.

 

Al centro del país se localiza uno de las metrópolis más importantes del Egipto antiguo: Tebas (ahora llamada Luxor). Aquí se erigieron dos impresionantes templos, el de Luxor que se distingue por sus grandes obeliscos, y el de Karnak, caracterizado por su enorme tamaño, 123 hectáreas. Es cerca de Tebas, al otro lado del Rio Nilo, donde fueron enterrados varios faraones.

 

Gran Templo de Amón

Gran templo de Karnak, dedicado a Amón

Llamados el Valle de los Reyes y el Valle de las Reinas, estos lugares parecen riscos como cualquiera, pero su esplendor existe bajo tierra, en las tumbas de aquellos faraones que renunciaron a las colosales pirámides y tumbas, para evitar los saqueos. Fue aquí donde en 1922 Howard Carter descubrió la única tumba de un faraón sin haber sido profanada, la de Tutankamón.

 

Lejos de los templos clásicos del antiguo Egipto, en las orillas del Mediterráneo, se puede visitar Alejandría. Fundada por Alejandro Magno, fue sede de la gran biblioteca que reunía todo el conocimiento de la antigüedad. Aunque fue destruida a inicios de esta era, en el 2002 fue inaugurada la Biblioteca Alexandrina, para conmemorar la antigua edificación que recopilaba el conocimiento del mundo. El Faro de Alejandría, una de las siete maravillas del mundo, existía -antes de ser destruido por un terremoto- en el lugar donde ahora se observa el Fuerte de Qaitbey. En general, esta ciudad que aún funciona como la puerta de Egipto al mediterráneo, tiene más características occidentales que de la cultura Egipcia.

 

Existen muchas razones por las cuales visitar Egipto; por ser considerada una de las culturas más antiguas de la humanidad; por albergar vestigios de hace 5 mil años;  o por la novedad en los sonidos, olores, sabores e imágenes, pero la razón mas fuerte podría ser encontrarle un sentido propio a visitar una de las regiones más mencionadas en libros y películas, descubrir la realidad de aquellas historias y leyendas narradas comúnmente, y aun mejor, vivirlas en carne propia.

 

 

 

Home - Por el mundo