Home - Por el mundo

Australia, en cinco escenas

 


 

Bahía de Sidney y Casa de la Ópera

Bahía de Sydney y Casa de la Ópera en primer plano

Australia es un destino siempre deseado que ahora se presenta más cercano y cómodo de visitar.

 

Por: Enrique Sancho

Las imágenes-icono más representativas del país son las de la vanguardista Ópera de Sydney, reflejándose en su espectacular bahía y la del gigantesco monolito de Ayers Rock, elevándose sobre la inmensidad del desierto, pero entre una y otra circulan, por ejemplo, la impresionante belleza de su Barrera de Coral o las infranqueables selvas transitadas por Cocodrilo Dundee. Personalmente, los acantilados e islas que forman los Doce Apóstoles, al sur de Melbourne, en mitad de la llamada Costa Dramática, se presentan como uno de los símbolos de este país en permanente transformación, en el que agua y tierra parecen haber sido creadas para formar en su territorio las más insólitas combinaciones.

 

Escena 1: La bahía de Sydney

Pocos espectáculos hay tan impresionantes como la bella bahía de Sydney al mediodía. El escenario está ahí a todas horas: la silueta de estilizado diseño de su Sidney Opera House reflejándose sobre el mar con su forma de velas y su tejado cubierto de miles de azulejos que cambia de tonalidad según la hora del día; The Rocks, la zona más antigua y cuna de la ciudad allá por el año 1788, cuando los presos condenados construyeron los primeros barracones y almacenes que hoy han sido reconvertidos en hoteles con encanto, tiendas de diseño o restaurantes de última moda, o Darling Harbour, enmarcado bajo la estructura metálica del Sydney Harbour Bridge, la zona más comercial y animada de la ciudad con un montón de restaurantes y tiendas.

 

Puente de la bahía de Sidney

Puente de la bahía de Sydney

Pero lo que hace diferente esta típica visión de Sydney a mediodía es la aparición de cientos de pequeños barquitos de vela que parecen hacer una regata gigantesca y que llenan de puntos blancos las aguas. Muchos habitantes de la ciudad, fanáticos de la náutica, aprovechan el tiempo del almuerzo para tomar un bocado mientras navegan. La mejor forma de apreciarlos, y la más barata, es a bordo de un ferry público que comunica las dos orillas.

 

Federation Square

Federation Square

Hay muchas más cosas que ver en Sydney, pero sin duda hay que encontrar tiempo para acercarse a la playa de Manly, situada justo en el istmo que separa la bahía del Pacífico, a la entrada del puerto.

 

Llaman la atención las redes que protegen las playas de los tiburones, pero no parece ser un problema para los cientos de surfistas que aquí se congregan.

 

Melbourne

Melbourne

Escena 2: Cosmopolita Melbourne

La segunda ciudad de Australia es cosmopolita, culta, conservadora y... aburrida. Bueno, al menos eso opinaba la actriz Ava Gardner cuando rodó aquí la película "La hora final". Claro que era 1959 y desde entonces la ciudad ha cambiado mucho. Hoy se presenta como un sofisticado conjunto de tiendas, restaurantes, vida nocturna y actividades deportivas. Como lugar con animados cafés y zonas nocturnas, de festivales de música y teatro. Muchos habitantes de Melbourne creen vivir en una de las ciudades más activas del mundo y, en todo caso, siempre aparece en las listas internacionales como una de las ciudades con mejor calidad de vida.

 

Mercado de la Reina Victoria

Mercado de la Reina Victoria

El río Yarra parece dividir la urbe en dos espacios bien distintos. A un lado se encuentran los antiguos edificios, entre ellos el siempre animado Mercado de la reina Victoria, que se remonta a 1878. En esta parte están también los mejores restaurantes y teatros y algunos de los nuevos iconos de la ciudad, como Federation Square, que engloba edificios símbolo de la cultura australiana como el Australian Centre for the Moving Image y el Australian Racing Museum.

 

Phillip Island

Phillip Island

Al otro lado, donde siempre hay competiciones de remo, está la ciudad ajardinada, con el Laberinto de Ashcombe, jardines adornados con fuentes en los que puede apreciarse una gran cantidad de plantas y especies vegetales y que se han convertido en los jardines más antiguos y grandes del continente. También están el Parque de Melbourne y el Parque Olímpico, situados a las afueras de la ciudad.

 

Laberinto de Ashcombe

Laberinto de Ashcombe

Escena 3: Apóstoles de piedra

Desde Melbourne hay varias excursiones interesantes, como Phillip Island con sus pingüinos o al bello Wilsons Promontory, pero sin duda la más espectacular es la que lleva a Great Ocean Road, una ruta que bordea la costa suroeste de Victoria, también conocida como la "Costa Dramática" por los numeroso naufragios que ahí se han producido. El momento culminante del viaje es cuando se llega a la zona conocida como "Los Doce Apóstoles", una extraordinaria colección (en realidad son nueve) de promontorios rocosos que se alzan imponentes junto a la costa, erosionados por las olas en zonas de acantilados.

 

Los Doce Apóstoles

Los Doce Apóstoles

Desde el Centro de Recepción Turístico se tienen vistas espectaculares y también desde allí se organizan escalofriantes vuelos en helicóptero que ofrecen una original perspectiva sobre este precioso lugar. Una visión que ya disfrutó el actor Brandon Routh en "Superman Returns". No muy lejos está otro escenario de película: Bells Beach, una de las playas de surf más famosas del mundo, y en la que además de haberse rodado muchas escenas de películas, tienen lugar los campeonatos del mundo de surf todos los años.

 

Manly Beach

Manly Beach

Escena 4: Dos mil kilómetros de coral

Aunque miles de turistas la visitan cada día y cientos de ellos se sumergen en sus aguas, la Gran Barrera de Coral en Queensland es uno de los últimos rincones del planeta donde es posible disfrutar de la naturaleza en su estado más primitivo. A lo largo de 2,200 kilómetros, esta sucesión de islitas y de formaciones de coral es uno de los grandes espectáculos de la tierra. En las localidades turísticas de Cairns, Brisbane o Port Douglas existen centenares de propuestas para bucear, sobrevolar los arrecifes o llegar en catamarán hasta la barrera y observar las formaciones en pequeños submarinos. Pero además existen 300 cayos e islas continentales de origen no coralino, a menos de 70 kilómetros de la costa de Queensland.

 

Lizard Island

Lizard Island

Fondos marinos tapizados de corales, 1,500 clases de peces tropicales, 500 tipos de algas, gigantescas tortugas y almejas gigantes, pájaros exóticos, cocoteros y playas de arena blanca conforman uno de los mayores paraísos en la tierra en el que los grandes protagonistas son los corales, esos animales primitivos y minúsculos, de apenas un centímetro de diámetro, parientes de las medusas y de las anémonas de mar que secretan hacia el exterior de su cuerpo un esqueleto calcáreo que puede crecer, según las especies, de uno a diez centímetros por año.

 

Gran Barrera de Coral

Gran Barrera de Coral

Las islas de la Barrera simbolizan la privacidad, la exclusividad y el lujo como forma de vida. Es el caso de Lizard Island, que acogió entre otros a Carlos de Inglaterra y lady Di o la luna de miel de la infanta Elena. Su extensión es de tan solo 21 kilómetros cuadrados, con un máximo de 64 visitantes permitidos por día. Los que pueden alojarse aún son menos, ya que sólo hay un hotel con siete cabañitas.

 

Ayers Rock

Ayers Rock

Escena 5: La gran roca sagrada

No se conoce Australia si no se conoce su desierto, ahí está el verdadero espíritu del país. Porque el corazón australiano es rojo y ardiente y no tiene mucho que ver con la luminosa y moderna Sydney, con las playas llenas de surfistas, con las junglas del norte del país o con las bellas postales de la Barrera de Coral. Los australianos llaman outback a todo lo que no está próximo a sus costas, a las tierras que quedan al interior. El outback es un mar interior de arena, la tierra de los aborígenes, una inmensa región casi desértica que mantiene el alma pionera.

 

Kata Tjuta

Kata Tjuta

Y en medio de ese descomunal espacio está Ayers Rock, el fabuloso monolito de arenisca roja de forma casi ovalada, de 348 metros de alto y un perímetro de 9,4 kilómetros, que los aborígenes llaman Uluru y consideran sagrado. Al atardecer, la enorme roca se viste de sombras de diversos colores, desde un rojo intenso al ocre. En la base de la roca, hay grutas naturales en las que los aborígenes han dejado pinturas rupestres. Después, por un sendero, se puede ascender a la parte más alta de la roca. Desde su cúspide se pueden ver las 36 cúpulas rocosas de los montes Kata Tjuta, que se extienden alrededor de 3.500 hectáreas.

 

En cualquier a de sus escenarios, Australia ofrece un viaje de película para quien se atreva a lanzarse a una aventura entre la modernidad y la naturaleza extrema.

 

 

 

Home - Por el mundo