Slow Food

Una forma de vida


Honold P. / Gastrónoma
Slow Food

Slow Food

Esta alternativa gastronómica es una filosofía, una manera de vivir y de comer. Se refiere a la combinación entre ecología, gastronomía, ética y placer. Es el buscar calidad y oponerse a la estandarización de los sabores y la cultura.

Es interesante encontrarse con gente que convierte una religión, una filosofía o una idea en manera de vida. Tal es el caso de budistas, metafísicos o ecologistas, quienes al orientar pensamientos, necesidades, sentimientos y conductas en dirección a una creencia, buscan con ello darle un sentido a la vida. Y al final, ¿por qué no?, encontrar la felicidad.

Más interesante aún es encontrarse con que dicha filosofía, idea o religión va directamente ligada a los alimentos. Si bien es cierto, existen los ya conocidos veganos o vegetarianos, quienes solamente consumen productos de origen vegetal y su estilo de vida suele ser muy natural, o los que buscan consumir productos meramente kosher, los cuales cumplen con una serie de normativas sumamente estrictas, ligadas al Judaísmo.

En esta ocasión no escribiré ni de veganos ni de alimentos kosher. Esta vez el objeto es un movimiento, un estilo de vida, una manera de comer, llamada Slow Food

Slow Food

Slow Food

Una filosofía

No me refiero a un método de cocción, o de algún restaurante, Slow Food es una idea, una filosofía, una manera de vivir y de comer. Se refiere a la combinación entre ecología, gastronomía, ética y placer. Es el buscar calidad y oponerse a la estandarización de los sabores y la cultura.

Se requiere tener el valor de decirles no a las grandes empresas de alimentos multinacionales y a su desmedido poder. Es rechazar alimentos producto de la agricultura industrializada. Acción, claro está, nada sencilla. Para los que siguen este movimiento resulta un derecho natural el disfrutar de una buena comida, así como también implica una gran responsabilidad el proteger la herencia que representan dichos alimentos, tradiciones y cultura; mismos que hacen posible dicha satisfacción. Se puede decir que su principal objetivo es el reconocimiento de la importante conexión entre platillo, planeta, gente y cultura.

Slow Food

Slow Food

Neo-gastronomía, ¿por qué no?

Diversos autores la han denominado como la “neo-gastronomía”, misma que promueve la búsqueda de alimentos de calidad en todos los eslabones de la cadena productiva: consumidor, productor y planeta.

Como todo movimiento o ideal, Slow Food también cuenta con sus pilares, los cuales describen como tendría que ser un alimento, actitud o proyecto Slow Food:

  • Bueno: dieta de temporada fresca, llena de sabor, que satisfaga los sentidos y sea parte de la cultura local.
  • Limpio: producción y consumo de alimentos que no dañen al ambiente, fauna o salud.
  • Justo: precios accesibles para consumidores y condiciones justas para los productores a pequeña escala.
Slow Food

Slow Food

Dentro de este movimiento se ha acuñado un término, conocido como “co-productor” que resulta ser el modelo perfecto de consumidor, quien, en teoría, está informado de cómo, cuándo y dónde son producidos sus alimentos. El mismo que apoya activamente a productores locales y de esa manera se convierte en parte de la cadena de producción/consumo. 

El Tajín, embajada Slow

Este restaurante  está ubicado en la Ciudad de México y se dedica a la elaboración de platillos típicos veracruzanos. Una verdadera experiencia gastronómica, no sólo por los deliciosos sabores que se sirven en cada uno de sus platos, sino por la trayectoria realmente trascendente de sus fundadores en la temática de la gastronomía mexicana en general. Un rincón del sur de la ciudad altamente recomendado.

Cabe mencionar que dentro del movimiento Slow Food existe un concepto conocido como “identidad local” el cual me parece importante compartir con ustedes para dejar claro en qué ha consistido la labor de Alicia Gironella dentro de la gastronomía mexicana.

Es comprometerse con la protección de tradiciones y alimentos sustentables de calidad, defendiendo la biodiversidad de lo cultivado, especies silvestres y métodos de cultivo. Es también mantener diversidad de productos regionales y métodos tradicionales de agricultura. Buscar mantener la sabiduría local para proteger el ecosistema.

Recomendaciones en El Tajín:

  • Entrada: Antojitos (platanitos rellenos, quesadilla de chile ancho).
  • Sopa de Lima
  • Filete a la Veracruzana.
  • Postre: optar por el de la temporada (los sabores de las frutas se apreciarán mejor).

Dirección: Miguel Ángel de Quevedo No.687, Cuadrante de San Francisco. Del. Coyoacán, D.F.
Tels: 56 59 57 59 / 56 59 44 47
Horario: Lunes a Domingo 13-18 hrs.

Datos Curiosos:

  • Slow Food surge como propuesta por parte de Carlo Petrini.
  • 1989 es considerado oficialmente el año de su fundación.
  • Bra, Italia ubicada al norte de dicho país es conocida como la cuna de éste movimiento.
  • Un caracol es su insignia, haciendo referencia a sus movimientos pausados.
  • Actualmente cuenta con 100 mil miembros o seguidores a lo largo de 153 países.
  • Son 2 mil  las comunidades agrícolas que han aplicado una o varias de sus ideas.
  • México como país activo participó con la Declaratoria de Puebla 2007, siendo el Quinto Congreso llevado a cabo desde su fundación, en el que especialmente se aprovechó para ratificar y continuar con lo iniciado 18 años antes.
  • Alicia Gironella De Angeli es en México la embajadora de Slow Food, muestra de ello su famoso Restaurante El Tajín.

Recomendado