Bahía de San Carlos

Auge de fulgor…


Por: Rogelio Gamundi
Bahía de San Carlos

Panorámica de la bahía de San Carlos

A lo largo del día, la Bahía de San Carlos es un mosaico de imágenes para el recuerdo, que parece estar siempre lista para ser inmortalizada en la mente, en la lente o en el espíritu. Sol, cielo, mar, desierto, montaña y estrellas cumplen con creces sus papeles en el espectáculo visual que la naturaleza presenta diariamente en este rincón de Sonora.

San Carlos, Nuevo Guaymas, es uno de los más atractivos y florecientes centros turísticos del estado de Sonora. Se localiza a 20 kilómetros de Guaymas, a 138 kilómetros al sur de Hermosillo y a 127 kilómetros al noroeste de Ciudad Obregón. San Carlos fue testigo del peregrinar de las tribus Yaquis, Guaymas y Seris, que encontraban refugio en el cerro Tetakawi, que significa “Tetas de Cabra” y desde el cual, con sus 200 metros de altura, se domina la bahía y los alrededores.

Marina de San Carlos

Marina de San Carlos

Playas de ensueño

San Carlos ofrece playas de blanca y fina arena, bañadas por el Mar de Cortés, una vegetación desértica que contrasta con un apacible mar de un azul intenso, una marina natural y servicios de alto nivel.   

Bahía de San Carlos y cerro Tetakawi

Bahía de San Carlos y cerro Tetakawi

La extensa playa de San Francisco con su suave oleaje, la aventurera playa Piedras Pintas y la singular Playa de los Algodones, llamada así porque sus dunas asemejan motas de algodón, son lugares espléndidos para la diversión y para dejarse acariciar por el sol. En ellas puede practicarse el snorkel, kayak, buceo y dar paseos en lancha.   

Deportes acuáticos y diversión en tierra

En San Carlos, la naturaleza se combina con las amenidades ideadas por el hombre y en especial, con los deportes acuáticos. La gran diversidad de especies marinas la convierten en el mejor lugar de Sonora para el buceo y la pesca. Cuenta con dos marinas a nivel mundial, con espacio para albergar hasta 700 embarcaciones.

Playa Los Algodones

Playa Los Algodones

Si prefiere estar en tierra, se puede practicar golf en el Country Club, ir de cacería a un rancho cinegético, ver el espectáculo y convivir con delfines en el Delfinario Sonora y no debe perderse el visitar la Granja de Perlas, única en el continente americano. Las perlas del Mar de Cortés son de las más finas del mundo gracias a su calidad y colores inusuales.  

Para una imagen más intensa, el Mirador Panorámico ofrece una espléndida vista de los majestuosos atardeceres, con el color cobrizo de los cerros y el juego multicolor de los rayos del sol despidiéndose de su audiencia.

Alrededores de aventura

Cañón de Barajitas. A 27 kilómetros hacia el norte, era considerado un lugar sagrado por los indios Seris. Espacio virgen que alberga tres ecosistemas y al que solo se tiene acceso por el mar.

Cañón de Nacapule

Cañón de Nacapule

Isla San Pedro Nolasco.  A 45 minutos de la bahía, una formación rocosa que alcanza los 200 metros snm y es considerada santuario de lobos marinos, que pueden estar jugando a su alrededor mientras practica buceo o snorkel.

Arrecifes Artificiales. A 30 minutos en dirección norte, a cerca de 20 metros de profundidad, descansa el bote atunero “Albatun” y el transbordador “Presidente Díaz Ordaz”  de 330 pies de largo, que son utilizados para practicar buceo.

Cañón Las Barajitas

Cañón Las Barajitas

Cañón de Nacapule. A 15 minutos de la Bahía, con paredes de 80 metros de altura y caprichosas formaciones. Perfecto para conocer flora y fauna endémicas, cuevas y el árbol de nacapule.

Estero del Soldado. Ideal para adentrarse en sus aguas en kayaks y lanchas de remos.

Al caer el sol

Country Club San Carlos

Country Club

El entretenimiento no decae, las tiendas y galerías ofrecen una gran variedad de artesanías, joyería y obras de arte de artistas nacionales e internacionales. Por la noche, los bares y discotecas abren sus puertas a los paseantes en busca de seguir la excitación del lugar.  

San Carlos ofrece al visitante un gran número de actividades, pero el factor que le da más sabor al lugar, es el encanto y belleza de los lugareños y de la gente de la región, que aseguran una estancia que siempre recordará con una sonrisa.

Dónde comer:  

Playa Piedras Pintas

Playa Piedras Pintas

Abundan los restaurantes especializados en pescados y mariscos, cocina internacional y en los tradicionales cortes producidos en Sonora.

  • Para los cortes sonorenses, Restaurant El Bronco
    Domicilio Conocido, Sector Crestón.
  • Para disfrutar la vista de la marina, El Embarcadero,
    Dentro del Hotel Marinaterra.
  • Para las delicias del mar, Mariscos El Esterito
    Lote 1 Country Club

Dónde hospedarse:

Hoteles de acuerdo a cualquier presupuesto, condominios y trailer parks equipados.

  • Hotel San Carlos Plaza,
    Paseo Mar Bermejo Nte. No. 4, Los Algodones.
  • Atardecer en la bahía de San Carlos

    Hermosos atardeceres

    Marinaterra Hotel & Resort,
    Gabriel Estrada s/n Sector La Herradura.
  • Paradiso Resort & Beach Club,
    Playa de los Algodones Km. 20.

¿Cómo llegar a Bahía de San Carlos?

Por vía aérea a los aeropuertos de Guaymas (20 km); Hermosillo (120 km); Cd. Obregón (120 km).

Por vía terrestre la Carretera Internacional México 15 conecta al norte con Hermosillo y llega hasta la frontera con Estados Unidos; al sur, por todo el litoral del Pacífico, con el Estado de Sinaloa y el centro de México.

Recomendado

Más del Estado de Sonora