¡Descubre la belleza suprema de Durango!


Centro histórico de Durango

Centro histórico de Durango

El repertorio de atractivos naturales de Durango puede complacer tanto a quienes buscan experiencias emocionantes, como a los que desean encontrar tranquilidad, fuera del ruido de la ciudad. Adrenalina, naturaleza y paz cerca de la capital.

Ubicado en el corazón del Altiplano Central mexicano, a 898 kilómetros de la Ciudad de México, Durango es reconocido por ser un estado minero por excelencia, puente cultural y comercial entre el norte y centro de México; sin embargo, es mucho más que eso. Se trata de todo un destino turístico, que ofrece hermosos paisajes, calles y corredores donde se vive parte de la historia de México, así como la experiencia de practicar deportes extremos.

Aquí, en verdad,  se combina todo lo que un viajero desea: Naturaleza, Cultura, infraestructura para el Turismo de Negocios, Aventura, Gastronomía y mucha diversión.

Patrimonio global

Durango es el estado mexicano que posee más sitios considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: 19 en total, que forman parte de la ruta histórica minera Camino Real de Tierra Adentro. Uno de estos sitios es el Centro Histórico de su capital, en donde se encuentra la Catedral Basílica Menor, el templo más hermoso del norte de México. Una gran obra de arte arquitectónico barroco, con acabados neoclásicos en su interior, ubicada en el Centro Histórico de la ciudad. A un lado también se encuentra el museo Galería Episcopal, que exhibe piezas de arte religioso.

Paseo del Viejo Oeste

Paseo del Viejo Oeste

Otros atractivos dentro de la capital son: el Teleférico que ofrece un viaje por las alturas de casi 10 minutos, del Barrio del Calvario hasta el Mirador de los Remedios, desde el cual se puede admirar el Centro Histórico. El costo es de 20 pesos (1.50 usd), ida y vuelta, y está abierto de martes a domingo; el Paseo Constitución, Corredor Turístico en donde se encuentran diversos cafés, restaurantes y comercios. Los domingos es visitado por pregoneros que cuentan leyendas de la historia de Durango.

Por otra parte, los Recorridos Turísticos son magníficos, especialmente el Paseo por el Centro Histórico a bordo del tranvía. Los visitantes podrán conocer la historia del corazón de la ciudad al mismo tiempo que recorren sus puntos más importantes. Se ubican frente a la Catedral y están abiertos de lunes a domingo.

Tradición y  belleza urbana

Actualmente, el nombre oficial de la ciudad es Victoria de Durango, en honor a Guadalupe Victoria, primer presidente de México, originario de Tamazula, Durango.

Desde su establecimiento, la ciudad de Durango ha acumulado cerca de mil construcciones monumentales de valor histórico o artístico, con estilos muy diversos que van desde el neoclásico y barroco hasta el neogótico. Caminar por sus hermosas calles es como recorrer un museo de arquitectura al aire libre. De hecho, el Centro Histórico de Durango –con sus 145 manzanas– contiene la mayor cantidad de inmuebles históricos catalogados en el norte del país por el INAH y es considerado el octavo centro histórico más grande y bello del país.

Actualmente, el Centro Histórico luce espléndido, después de un periodo de renovación. Se remozaron cerca de 200 edificios, recuperando la arquitectura original de 190 fachadas e iluminando 78 construcciones históricas, templos y monumentos. Entre algunas de estas edificaciones destacan, la Catedral Basílica Menor, los templos de Santa Ana, San Agustín y San Martín; además de la Plaza de Armas, el Museo Francisco Villa  y el Museo de la Ciudad 450 Guadalupe Victoria, y las casas de los Condes de Súchil y del Arzobispado.

Puente de Ojuela. Pueblo Mágico de Mapimí

Puente de Ojuela. Pueblo Mágico de Mapimí

Aventura y cine

Para quienes gustan de la ventura, la entidad ofrece experiencias llenas de adrenalina. Su sierra es ideal para la práctica de deportes como la bicicleta de montaña, el rappel y escalada.

Este territorio regala fascinantes entornos, entre los que destaca Mexiquillo, un parque natural ubicado en el municipio de Pueblo Nuevo, sobre la Sierra Madre Occidental, donde se encuentra el famoso conjunto de peñascos con formas llamativas conocido como Jardín de Piedra, así como la impresionante Cascada de Mexiquillo, de 20 metros de altura; y el arroyo de Paso Resbaloso.

Si quieres adentrarte un poco más te recomendamos visitar sus parques y reservas ecoturísticas, donde encontrarás muchas opciones de recreación. Entre ellas se encuentran Otinapa, parque turístico ubicado a 50 kilómetros de la capital, que ofrece la oportunidad de realizar actividades al aire libre; y el Tecuán, parque nacional ideal para acampar, con gran riqueza de flora y fauna.

Además, gracias a la belleza de estos paisajes desérticos y boscosos, Durango se ha convertido además en una estrella de cine. El estado ha servido de escenario a cientos de películas de gran presupuesto, especialmente del género western, debido a sus parajes tan similares al Viejo Oeste de Estados Unidos. Algunas de las más destacadas son Bandidas (2008) y La máscara del Zorro (1997). Lo mejor de todo es que los visitantes pueden dar un paseo por los sets cinematográficos abiertos al público y disfrutar de una buena comida con antojitos típicos del lugar, paseo a caballo, y un espectáculo al estilo western.

Naturaleza y diversión

El territorio duranguense posee otros grandes atractivos naturales, escenarios ideales para vacacionar en familia, entre ellos el Río Nazas que nace en la parte alta de la Sierra Madre Occidental, en Durango, y desemboca, 600 kilómetros después, en la Laguna de Mayrán, en Coahuila. Cada año, el río es sede de una de las regatas más importantes y de mayor tradición del país, con un recorrido de cerca de 150 kilómetros durante tres días consecutivos.

También hay actividades y deportes extremos como cañonismo y rappel en  La Quebrada de Piaxtla en Tayoltita y la Quebrada de Ventanas, en San Dimas, donde se  desciende por más de 15 paredes a rapel, a tan sólo unos metros de impresionantes caídas de agua.

Para hacer senderismo Durango y sus alrededores cuentan con múltiples rutas que también pueden recorrerse a caballo o en bicicleta de montaña. Algunas de ellas se encuentran en El Tecuán, Vencedores, Mexiquillo, Quebrada de Piaxtla y Puentecillas, entre otros.

Para practicar tirolesa y cruzar paisajes escarpados a alturas inimaginables está  en la Sierra de Mapimí y el Puente de Ojuela. Y para los deportes acuáticos y pesca visita las presas de Guadalupe Victoria, Peña del Águila, Santiago Bayacora y Francisco Zarco.

Cómo llegar: Por vía aérea: Desde la Ciudad de México existen 5 vuelos diarios por Aeromar y Aeroméxico entre semana y 2 en fin de semana.

Duración del trayecto: 1 hr 20 min.

Por vía terrestre: desde la Ciudad de México:
Tomar autopista hacia Hidalgo y seguir por la carretera MEX 057.

Después tomar carreteras 057, 049D y 045. Es necesario cruzar los estados de Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí y Zacatecas.

Tiempo aproximado: 10 hrs.

Distancias a la ciudad de Durango. Desde:

Guadalajara
Monterrey
Saltillo
Aguascalientes
Mazatlán
Torreón
Zacatecas
623 km
602 km
520 km
430 km
352 km
250 km
300 km

Más información: 01 800 624 65 67
Facebook: turismodurango
Twitter @TURISMODURANGO

Una ruta histórica

La ruta histórica más importante del continente americano pasa por el corazón de Durango. Se trata de  El Camino Real de Tierra Adentro, un recorrido  casi 2 mil 900 kilómetros que se integró durante la época de la colonia; iniciaba en la ciudad de México y terminaba en Santa Fe, Nuevo México (Estados Unidos). Conocido también como Camino de la Plata o Camino a Santa Fe, es el más antiguo y extenso del continente americano, y fue trazado por los conquistadores españoles para desarrollar el comercio, facilitar las campañas militares y apoyar la colonización y evangelización del norte de la Nueva España.

Con el descubrimiento de la plata, los conquistadores avanzaron hacia el norte, estableciendo misiones en diversos sitios que posteriormente se transformarían en pujantes ciudades norteñas, tales como Durango, Sombrerete, Chihuahua, El Paso, Alburquerque y Santa Fe.

El Camino Real de Tierra Adentro fue designado Patrimonio Mundial de la Humanidad por parte de la UNESCO en 2010, siendo Durango el único estado que alberga 19 sitios de la ruta como itinerario cultural. Algunos de los sitios más atractivos son: Villa de Nombre de Dios que destaca por su gastronomía (gorditas, conservas, dulces regionales, cajeta, membrillos), y artesanía; Súchil, el Camino Real entraba a Durango por este poblado, en el que puede admirarse la parroquia de la Inmaculada Concepción, donde se encuentra la Virgen del Valle de Súchil;  El Saltito, un bello paraje rodeado de impactantes cascadas y bellos paisajes donde se han filmado varias películas.  Y la Reserva de la Biósfera de Michilla, lugar donde se lleva a cabo uno de los más exitosos programas de conservación del lobo mexicano.

Otros sitios de relevancia que también son parte de esta ruta son: la Iglesia de Jesús de Nazareno (siglos XVII-XVIII), una de las más antiguas del norte de México, edificada por los indígenas tarascos; el templo de Nuestra Señora de la Natividad “La Ermita” (siglos XVI-XVII), situada en lo que fuera el barrio de los Indígenas Mexicanos; y la Barranca de San Quintín.

Negocios  y exposiciones

Asimismo, Durango está comprometido con el turismo de negocios. Cuenta con un Centro de Ferias y Exposiciones, uno de los más grandes y equipados de la República, así como con el Centro Cultural y de Convenciones Bicentenario, una espléndida obra arquitectónica de estilo neoclásico, que tiene capacidad para eventos de más de 5 mil personas. Además posee diversos recintos ideales para exposiciones y congresos, ubicados principalmente en la ciudad capital, así como en la  región Laguna, núcleo económico e industrial duranguense.

Gastronomía única

La selección de platillos típicos durangueños es resultado de la fusión cultural de las tradiciones del norte y sur de México, así como de la cultura ibérica y de los pueblos indígenas.

Algunas de las delicias más representativas son el caldillo durangueño, famoso por su sabor picante; los patoles durangueños, frijoles blancos servidos con chorizo, jamón y tocino; y el mole almendrado, aderezo agridulce que se pone a otros platillos.

Entre los antojitos  más famosos encontramos las gorditas, tortillas de maíz rellenas de diferentes guisos como  picadillo, requesón, rajas con queso, frijoles, chicharrón, asado rojo, entre otros.

Los dulces de almendra, los pescaditos de nuez, las conservas y licores de frutas, así como los orejones (fruta secada al sol) son característicos del estado.

En Durango encontrarás una amplia selección de restaurantes que van de la cocina oriental hasta la internacional. La fusión de productos de la región convierten a la cocina durangueña en toda una experiencia gastronómica.

Recomendado

Más del Estado de Durango